Posts Tagged ‘Palabras’

VOTAR EN CRISTIANO – EL PROGRAMA ELECTORAL DE UPYD

Unión, Progreso y Democracia es un partido joven que ya tiene representación parlamentaria. Además, se presenta a nivel de toda España, por lo que es interesante repasar su programa electoral (UPyD).

Se trata de un documento de propuestas, una detrás de la otra y sin literatura. Las medidas se justifican en pocas frases con gran rotundidad, por eso en este análisis hace falta tirar de algún otro documento más para responder a todas las cuestiones. Los bloques del programa son los siguientes: reforma de la Ley Electoral (2%), reforma de la Constitución y el Senado (10%), Economía (24%), Educación Deporte e Investigación (12%), Políticas sociales (10%), Sanidad (8%), Justicia (4%), transparencia y lucha contra la corrupción (6%), medio ambiente y gestión del territorio (4%), Cultura (6%) y Política internacional Cooperación y Defensa (10%).

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA VERDAD

La CEE destacaba en este punto que las decisiones políticas deben ser justas y morales. Para serlo no basta con que sean “eficaces” o legítimas desde el punto de vista democrático. El origen de la justicia está en la razón y la verdad, no en las mayorías ni en el poder político. A este respecto, en el documento, las palabras “VERDAD” y “MORAL” no aparecen. La palabra “RAZÓN” aparece cuatro veces, aunque con otro significado. En el documento no hay razonamientos respecto a este asunto (aunque sí muchas medidas de regeneración dirigidas a aumentar la representatividad de los cargos elegidos por sufragio). En su manifiesto fundacional dice:

La base de la ciudadanía democrática es la igualdad en libertad: iguales leyes para todos y todos iguales ante las leyes. Este objetivo exige, como es lógico, la cohesión institucional y simbólica del Estado encargado de definir y garantizar los derechos concretos de los ciudadanos. Pues bien, creemos que esa igualdad está hoy amenazada en España, fundamentalmente por culpa de los excesos de un modelo territorial sometido a constante desbordamiento por las pretensiones nacionalistas. 

Con este sentido de justicia, de moral, de razón y de verdad, la CEE hacía hincapié en la importancia de reconocer el ser específico y natural del matrimonio, orientado a la vida. UPyD afirma en su programa:

Apoyo al desarrollo de las políticas favorables a la igualdad de trato a personas homosexuales. En la petición de adopción de menores por parejas homosexuales, impulso de normas que garanticen la imparcialidad primando siempre el interés del menor.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

La CEE pone a la persona y su dignidad como preocupación primera. En concreto recuerda que el derecho a la vida debe garantizarse desde la concepción hasta la muerte natural y advierte sobre la perversión de convertir en un derecho lo que no es sino un atentado contra la dignidad humana. El programa de UPyD no incluye nada al respecto, pero sí mantuvo algunos mensajes en su página web:

UPyD se opone a la ley que reconoce un “derecho a abortar” y aboga por una ley despenalizadora que deje en manos de la madre gestante la decisión de interrumpir su embarazo antes de determinado momento de la gestación.

También recuerda que el terrorismo es inadmisible y que las políticas en el marco internacional han de estar motivadas por la búsqueda sincera de paz auténtica. Dice UPyD:

Pacto de Estado que evite las modificaciones de política exterior cuando cambien los gobiernos, que deberá asumir la defensa de los valores democráticos y de los Derechos Humanos, el cumplimiento de las Resoluciones de la ONU y la defensa de los ciudadanos, de los intereses nacionales y el desarrollo de la diplomacia multilateral, como principios rectores de las relaciones internacionales de España.

Por último, la CEE recuerda que la dignidad humana se extiende también a sus necesidades materiales. La iniciativa privada, el trabajo bien hecho, la justa distribución de la riqueza y el cuidado a los más desfavorecidos han de ser prioridades. He escogido tres párrafos:

Diseñar una política industrial que no seleccione los sectores de futuro que han de cambiar el modelo productivo, sino que proporcione las condiciones favorables para que los empresarios puedan hacerlo.

Aprobación de una Ley Nacional de Rentas Mínimas de Inserción (…) en un Sistema coordinado y homologable en cuanto a las condiciones básicas (duración, cuantía, carácter subsidiario, perfil de los beneficiarios, etc) en todo el territorio español.

Mejorar la integración social de los inmigrantes y sus familias con la creación de un Servicio Nacional de Integración de los Inmigrantes que gestione, en cooperación con las administraciones autonómicas y locales, la oficina de atención al inmigrante, la realización de cursos de cultura y lengua española gratuitos, la formación complementaria para los menores en el sistema escolar o la reagrupación familiar.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA LIBERTAD Y EL VALOR DE LA RELIGIÓN

La dignidad y la verdad del ser humano se desarrollan también en el plano de su conciencia y su crecimiento personal. Por eso, la CEE recuerda el valor positivo de la religión, que debe estar presente en las escuelas, y la falta grave que supone la intervención del Estado en la educación moral y religiosa de los hijos. UPyD afirma en su programa o en su manifiesto fundacional:

(…) hacer efectiva la laicidad del Estado, revisión de los actuales acuerdos concordatarios con la Santa Sede y con las demás confesiones religiosas. Lo que UPyD, un partido laico, quiere para España: el Estado laico garantizado por la Constitución.

El artículo 16 CE sobre libertad religiosa, apartado 3, quedará redactado así: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. UPyD impulsará la laicidad del Estado.

Reconocimiento del alumno como el sujeto del derecho a la educación, cuya formación integral como ciudadano autónomo debe ser objetivo último del sistema educativo. Currículum que inculque las virtudes democráticas, sea respetuoso con todos los sistemas de creencias compatibles con la democracia y excluya el adoctrinamiento ideológico, identitario o religioso. Desarrollo y mejora de la red de centros públicos a fin de que la prestación del servicio público deje de depender de conciertos con entidades privadas. Compromiso educativo por la igualdad entre hombres y mujeres. Coeducación en los centros sostenidos con fondos públicos. Currículum que favorezca la igualdad de la mujer y el uso de un lenguaje contrario a la discriminación.

Insiste también la CEE en que el chantaje terrorista no puede tener carta de legitimidad democrática. UPyD se refiere a ello específicamente:

Restitución del Pacto de Estado por las Libertades y contra el Terrorismo, y de la integridad de la Ley de Partidos para impedir la presencia en las instituciones de organizaciones herederas de Batasuna comprometidas con la consecución política de los fines terroristas.

Y ya está. Confío en que este repaso breve haya ayudado a alguien. El programa en http://www.upyd.es/

VOTAR EN CRISTIANO – EL PROGRAMA ELECTORAL DEL PP

A continuación un repaso al programa electoral del Partido Popular siguiendo, como anteriormente, la nota de la Conferencia Episcopal.

El programa electoral del PP cuenta, por lo visto, con más de cuatrocientas propuestas. Pero el documento que he encontrado y seguido es un resumen de cien compromisos. Se articula en los siguientes bloques: “Estabilidad y reformas para el empleo” (37%), “Educación, camino de oportunidades” (11%), “Comprometidos con el bienestar” (21%), “La administración, motor del cambio” (10%), “Una democracia ejemplar” (11%) y “Política europea y proyección exterior” (10%).

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA VERDAD

La CEE destacaba en este punto que las decisiones políticas deben ser justas y morales. Para serlo no basta con que sean “eficaces” o legítimas desde el punto de vista democrático. El origen de la justicia está en la razón y la verdad, no en las mayorías ni en el poder político. A este respecto, no aparecen las palabras “MORAL”, “RAZÓN” ni “VERDAD” (con este significado). El PP:

El sistema democrático se asienta sobre la actuación de los poderes públicos ajustada a normas jurídicas y sobre instituciones definidas en las que se depositan las potestades públicas. Del adecuado funcionamiento de las instituciones depende el vigor de la vida democrática, la fortaleza y credibilidad del compromiso que vincula a representantes y representados.

Debemos revalorizar el significado de la Constitución como fruto del gran pacto político y de reconciliación entre españoles. En ese acuerdo, y dentro del marco que la Constitución define y garantiza, los españoles hemos alcanzado nuestros mejores éxitos.

Con este sentido de justicia, de moral, de razón y de verdad, la CEE hacía hincapié en la importancia de reconocer el ser específico y natural del matrimonio, orientado a la vida. En el documento del PP no aparece la palabra “MATRIMONIO”:

Queremos contar con las familias para devolver el dinamismo a la sociedad; para mejorar la educación y transmitir valores a nuestros hijos. Y para que las familias puedan desarrollar su inestimable labor de cohesión social deben contar con el apoyo decidido de las administraciones públicas.

Nuestras políticas de igualdad irán dirigidas a que hombres y mujeres puedan organizar con libertad sus proyectos personales y sus responsabilidades familiares.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

La CEE pone a la persona y su dignidad como preocupación primera. En concreto recuerda que el derecho a la vida debe garantizarse desde la concepción hasta la muerte natural y advierte sobre la perversión de convertir en un derecho lo que no es sino un atentado contra la dignidad humana. El PP:

La maternidad debe estar protegida y apoyada. Promoveremos una ley de protección de la maternidad con medidas de apoyo a las mujeres embarazadas, especialmente a las que se encuentran en situaciones de dificultad. Impulsaremos redes de apoyo a la maternidad. Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de las menores.

También recuerda que el terrorismo es inadmisible y que las políticas en el marco internacional han de estar motivadas por la búsqueda sincera de paz auténtica. El PP:

Promoveremos el reconocimiento y la memoria de las víctimas, y apoyaremos las iniciativas de la sociedad civil en este sentido.

Necesitamos una proyección exterior que elabore respuestas creíbles en las agendas de las organizaciones internacionales, en el G-20, en la cooperación al desarrollo y la lucha contra el hambre y la pobreza.

Mantendremos nuestro compromiso y lealtad con las misiones internacionales que desarrollamos junto a nuestros socios y aliados en la salvaguardia de la paz, los derechos humanos y de nuestra propia seguridad.

Por último, la CEE recuerda que la dignidad humana se extiende también a sus necesidades materiales. La iniciativa privada, el trabajo bien hecho, la justa distribución de la riqueza y el cuidado a los más desfavorecidos han de ser prioridades. Sobre este asunto se proponen muchas cosas, pero he escogido el siguiente párrafo del PP:

Reafirmamos nuestro compromiso para hacer una sociedad integradora con oportunidades para todos. Impulsaremos la labor de la iniciativa social en la atención de los más desfavorecidos, articulando políticas transversales de lucha contra la exclusión social y la pobreza, y ganando en flexibilidad, participación social, coordinación y transparencia.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA LIBERTAD Y EL VALOR DE LA RELIGIÓN

La dignidad y la verdad del ser humano se desarrollan también en el plano de su conciencia y su crecimiento personal. Por eso, la CEE recuerda el valor positivo de la religión, que debe estar presente en las escuelas, y la falta grave que supone la intervención del Estado en la educación moral y religiosa de los hijos. Las palabras “IGLESIA” o “RELIGIÓN” no aparecen en el documento:

Necesitamos que el sistema educativo cuente con las familias y confíe en sus decisiones. Estamos comprometidos con una educación pública de calidad, y una oferta educativa plural de iniciativa social que permita responder a las preferencias de ideario o de modelo pedagógico de las familias.

Insiste también la CEE en que el chantaje terrorista no puede tener carta de legitimidad democrática. El PP:

No negociaremos con terroristas ni por la presión de la violencia ni por el anuncio de su cese. Éste será un principio básico de la política de seguridad del Estado.

Y ya está. Confío en que este repaso breve haya ayudado a alguien. El programa en www.pp.es.

Me tomo la palabra… Pecado

PECADO (del latín, peccatum)

1.- Según la RAE: transgresión voluntaria de los preceptos religiosos.

Se trata de la primera acepción.

2.- Según Aristóteles: error trágico. En griego, hamartia, “fallo en la meta, no acertar”. Se trata de un error, un fallo, debido a una actitud no consciente.

¡Me ha alegrado mucho leer la primera acepción de la palabra “pecado” en el diccionario electrónico de la RAE! Se trata de una definición que, aunque breve, contiene dos claves importantes:

– Se trata de una transgresión voluntaria. El concepto griego del pecado es, simplemente, “error”. Producido por la falta de conocimiento, no por la falta de amor o por un acto de libertad. El pecado griego es fácil de justificar y disculpar. El pecado cristiano, en cambio, importa. Es una decisión consciente que se puede condenar. Y porque importa el pecado, importa el Perdón.

– Contra los preceptos religiosos. El pecado, tal y como lo entendemos los cristianos, es un contenido religioso y que, por tanto, nos remite a la relación con Dios. No se trata, como en el mundo griego, de un atentado contra “lo sano” o “lo correcto”, entendidos según la forma de vida de la época. Sino de un ataque a “lo sano” o “lo correcto” según los criterios de Dios.

El pecado es un concepto cristiano fundamental. No es “paganizable”, porque el mundo pagano no llega a vislumbrar el pecado tal y como nos lo muestra la revelación que proviene de Dios. No existe el “pecado laico”.

3.- Según el catecismo: es una falta contra el amor verdadero con Dios y con el prójimo. Por lo tanto, una falta también contra la razón, la verdad y la recta conciencia.

4.- Para el perfecto ateo: el pecado no existe.

Es posible que tengamos la tentación, a veces, de rebajar la importancia que el pecado tiene en nuestra fe. Porque nos parece culpabilizador, porque es un concepto negativo, porque no es “atractivo” a la hora de presentarle a otros nuestro cristianismo, porque suena antiguo, porque… Sin embargo, es algo capital. Porque si no hubo pecado, ¿para qué sirvió la Cruz? ¿Y en qué queda la misericordia de Dios? ¿Y de qué fuimos salvados por Jesús?

¡Cuidado con quienes quieren hacernos creer que el pecado no existe o no importa! Satán es el Príncipe de la Mentira. Porque, ¿cuál es el primer pecado que aparece en la Escritura?

5.- El primer pecado que se lee en la Biblia: Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Dios había hecho. Y dijo a la mujer: <así que Dios os ha dicho que no comáis de ningún árbol del huerto>.

La primera aparición del diablo en la Escritura es para cometer el primer pecado: la mentira. Y es muy propio de él procurar que no creamos en el pecado o que no le demos importancia.

6.- San Agustín: el pecado es amor de sí hasta el desprecio de Dios.

Lo que nos remite de nuevo al pasaje del Génesis (cap. 3). La mentira de la serpiente engendró el pecado en el hombre, que quiso ser igual a Dios y al margen de Él.

7. Lo que le toca al cristiano: la conversión exige el reconocimiento del pecado. Así llega el don de la verdad de la conciencia y el don de la certeza de la redención.

DONDE ABUNDÓ EL PECADO, SOBREABUNDÓ LA GRACIA (Rom. 5, 20) es decir…

If it be your will

Traducción-versión de la magnífica canción de Leonard Cohen (reciente premio Príncipe de Asturias de las letras) If it be your will.

Si es tu Voluntad, cesaré mi voz.
Dejaré de hablar. Como antes, Señor,
como antes de Ti. Callado habré de estar.
Me mantendré así si es tu Voluntad.
·
Si es tu Voluntad que se alce una voz
que arroje Verdad, yo seré canción.
Aunque en muerte esté tu Amor haré alabar.
Yo lo cantaré si es tu Voluntad.
·
Si es tu Voluntad, te suplico, Señor,
que halle tu bondad aquel corazón
que llama a tu puerta con un gemido mortal.
Y que la encuentre abierta. Si es tu Voluntad.
·
Y ata nuestra fe con lazos de luz.
Que el amanecer nos halle en tu Cruz.
Hazme ver tu Amor. Tu rostro, Dios, tu paz,
tu Resurrección. Si es tu Voluntad.
Si es tu Voluntad.

Qilqay qhuiswa mi atikux

Los números en asheninka

O, lo que es lo mismo, es posible escribir en quechua. Lo que debería sorprendernos, claro. ¿No perpetró la Iglesia Católica, en su afán evangelizador, un auténtico “genocidio cultural” durante su dominio en Sudamérica?

Si habéis leído las entradas anteriores, ya podéis imaginaros que éste es un nuevo tópico a desmontar.

En su afán evangelizador (tan auténtico y sincero como lo refleja el fragmento del testamento de Isabel II, ya citado), los misioneros apostaron decididamente por estudiar y aprender las lenguas nativas, en lugar de exigir a los indígenas precolombinos el aprendizaje forzoso del castellano. En ese contacto, el interés era tal que dieron escritura, sintaxis, gramática… a unas lenguas que, normalmente, carecían de estructura interna.

¿Tanto? En 1596 en la Universidad de Lima, se creó una cátedra de quechua, idioma de los incas y muy extendido en los Andes. En esta época, ningún sacerdote es ordenado en Perú si no pasaba unas pruebas de dominio del quechua. Y lo mismo ocurrió con otras lenguas nativas. Yo he podido comprobar cómo una lengua “menor” (en comparación con el quechua) sobrevive y se extiende hoy gracias al ardor con el que los primeros misioneros la protegieron: el asheninka, propio del entorno del río Ucayali en el propio Perú (yo mismo saqué la foto que ilustra este post).

Gracias a este trabajo de estructuración las lenguas aborígenes han sobrevivido, porque a la escritura, la sintaxis y la gramática ha podido seguir la literatura y la oficialidad. No solamente en Sudamérica, sino también en Filipinas o África (el somalí, por ejemplo).

La Corona Española formó pronto el Consejo de Indias, una especie de ministerio propio para las colonias en Sudamérica. Este organismo intentó, a finales del siglo XVI, la imposición por razones administrativas del castellano (es innegable que el gobierno de una amplia región fragmentada en múltiples zonas con muchas lenguas distintas es un trabajo difícil). El emperador Felipe II contestó, debido a la presión de los religiosos:

“No parece conveniente forzarlos a abandonar su lengua natural: sólo habrá que disponer de unos maestros para los que quisieran aprender, voluntariamente, nuestro idioma”.

Así que, a finales del siglo XIX, en pleno proceso de descolonización, apenas tres millones de personas en todo el continente hablaban habitualmente castellano. ¿Cómo es posible que hoy en día las lenguas aborígenes sean tan minoritarias? La liberación de las colonias tuvo por líderes a ilustrados criollos, masones, hijos culturales de la Revolución Francesa. Es decir, de la excepción cultural y la uniformización del Estado. Desmontaron el sistema de protección de las lenguas que la Iglesia Católica había articulado, impusieron el castellano y relegaron a los indígenas que no lo conocían a la marginalidad por incomunicación.

Las últimas décadas han visto nacer en Latinoamérica los movimientos indigenistas, necesarios en tanto en cuanto la burguesía más europeizada ha cometido abusos y desprecios sobre las tribus que aún permanecen. En Perú, el gobierno republicano ignoró los asesinatos masivos de indios por Sendero Luminoso y solamente despertó (tanto los políticos como la sociedad civil) al recibir un gran atentado en el corazón de la gran capital de Lima. Lo curioso es que los movimientos indigenistas se autoproclaman herederos de esa revolución descolonizadora del XIX que, como hemos visto, ha sido la auténtica culpable del “genocidio cultural” del que culpan, interesadamente como coartada, a la Iglesia Católica.

Me tomo la palabra… laicidad

Es curioso, pero la palabra “laicidad” no está en la RAE.

Sí lo está la palabra “aconfesionalidad”. Es la falta de adscripción o vinculación a cualquier confesión religiosa. La Constitución Española (1978) en su artículo 16.3 señala que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, que “los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española” y que “mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.

Por lo tanto, la aconfesionalidad del Estado Español excluye el Estado laico (tipo Francia). La religión de las personas no es, para la Carta Magna, una cuestión privada y carente de significado en el ámbito público. Por el contrario, la cuestión religiosa habrá de ser tenido en cuenta desde los poderes de la Administración.

Los católicos podemos y debemos manifestarnos en público sobre cuestiones religiosas y, por supuesto, políticas. Las opciones religiosas y morales de la población española han de ser tenidas en cuenta en el ordenamiento legal de nuestro Estado según, al menos, su calado entre la población. En la medida en que los católicos representamos una parte importantísima y numerosísima de la sociedad española podemos esperar consecuencias a nivel político. Y debemos exigirlas.

Entre otras cosas porque la religión es un bien social. Un bien humanizador, portador de valores importantes y significativos. El cristianismo es, además, una fe que puede reivindicar la paternidad del reconocimiento de ciertos derechos humanos como la vida, la libertad, la dignidad de la persona humana… La religión es fuente de esperanza, de consuelo, de acción, de apuesta por el ser humano, de moral… La fe cristiana es, por último, fuente privilegiada de verdad.

Una sociedad que renuncia, rechaza o incluso combate su propio sentir religioso es una sociedad enferma.

Empezaba este post diciendo que la RAE no reconoce la palabra “laicidad”. En el diccionario electrónico sugiere otra entrada, por aproximación: “laxidad”. Dicha voz nos conduce, por sinonimia, al vocablo “laxitud”, que es la cualidad de lo laxo. Y por “laxo”, la propia RAE entiende “moral relajada, libre o poco sana”.

Aunque la semejanza entre laicidad y laxidad no es semántica sino ortográfica, lo cierto es que ofrece una reflexión valiosa. Desde la fe no podemos defender la laicidad, que no es un valor. La laicidad nos conduce al relativismo, que es la ausencia de verdad. La vida, la existencia en la oscuridad de lo falso (de la mentira, de lo relativo) tiene un efecto devastador sobre la conciencia de las personas, que es el “músculo” humano para distinguir el bien del mal.

La laicidad (o laicismo) es, en definitiva, una amenaza contra la salud moral.

Los cristianos podemos, en consecuencia, reivindicar para el Estado la aconfesionalidad. Y combatir el laicismo sin complejos ni rubores. ¡Ánimo!

POEMA PARA UN RICO

¡Guau! Perdón por este mes ausente (he estado de viaje). A partir del 30 de julio volveremos a coger ritmo.

Por ahora, unos versos de José María Gabriel y Galán… para invitarnos a ser generosos.

POEMA PARA UN RICO

¿Quién te ha dado tu hacienda o tu dinero?
O son fruto del trabajo honrado,
o el haber que tu padre te ha legado,
o el botín de un ladrón o un usurero.

Si el dinero que das al pordiosero
te lo dio tu sudor, te has sublimado;
si es herencia, ¡cuán bien lo has empleado!;
si es un robo, ¿qué das, mal caballero?

Yo he visto a un lobo que, de carne ahíto,
dejó comer los restos de un cabrito
a un perro ruin que presenció su robo.

Deja, ¡oh rico!, comer lo que te sobre,
porque algo más que un perro será un pobre,
y tú no querrás ser menos que un lobo.

Me tomo la palabra… Verdad

VERDAD (del latín, veritas)

1.- Según la RAE: conformidad de las cosas con el concepto de que de ellas forma la mente. Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa.

by Mingote

- A mí, lo que me molesta de las matemáticas es que sean tan dogmáticas (by Mingote)

¿Recuerdas las palabras de Jesús: “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”? Lo “civil” habla un lenguaje diferente del nuestro, del lenguaje de la fe. La reconciliación es difícil. También el propio Jesús, a Pilato (representante del poder civil en su época), le advierte: “Yo he venido al mundo para dar testimonio de la Verdad” . ¿Recuerdas cuál fue la respuesta de Pilato? Ahí va, pásmate: “¿Y qué es la Verdad?” (Juan 18, 37-38).

2.- Manual básico del laicismo: la “Verdad” solamente existe con minúscula: verdad. Se trata de la conformidad de algo con un concepto subjetivo (la mente, los sentimientos, los pensamientos). No la coincidencia con la “realidad”. Por lo tanto, la Verdad no existe. Este punto es muy importante: negar la Verdad y negar a Dios (lo absoluto, lo cierto, lo que existe por sí mismo) es lo mismo.

3.- Diccionario de lógica filosófica: si la Verdad existe, hay que bucarla y encontrarla. No le es lícito al hombre vivir al margen de una Verdad que sea absoluta. El hombre no puede vivir en la Mentira.

Si Dios existe, hay que buscarle. Si vivir en la Verdad es imitar el Evangelio de Jesús, los hombres no podemos ignorarlo ni conformarnos con “verdades pequeñitas” o “personales”. Si hay una Verdad, la misión del ser humano es encontrarla. Una Verdad de la que fiarse. Una Verdad trascendente. Una Verdad que no se negocie en un parlamento ni sea cosa de mayorías.

4.- Antonio Machado: la verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense alrevés.

5.- Un ejemplo que nos importa: ¿Por qué tiene el ser humano derecho a la vida? ¿Por ser algo intrínseco a su existencia: la vida humana? ¿O por ser un derecho otorgado por la sociedad civil, la comunidad internacional o una declaración de derechos? Es decir: el derecho a la vida, ¿es una Verdad humana o es una “verdad” definida por nosotros mismos y que depende de la época, de la opinión, del acuerdo…? Responde y piensa: ¿el aborto…?

6.- El reto del cristiano: ¿vivir en la Verdad o sucumbir a la Dictadura del Relativismo?

YO SOY LA VERDAD (Jn. 14, 6) es decir…

Me tomo la palabra… Débil

DÉBIL (del latín, debilis)

by Héctor Germán Santarriaga (from interarteonline.com)

by Héctor Germán Santarriaga (from interarteonline.com)

1.- Según la RAE: que por flojedad de ánimo cede fácilmente a la insistencia o el afecto.

Me he quedado muy sorprendido. En un post anterior veíamos que, para la RAE, una definición de Corazón es “ánimo, valor, temple“. Es la palabra ÁNIMO la que me ha hecho pensar. Quizás este silogismo esté un poco forzado, pero allí va la reflexión:

Si el débil es el de flojo ánimo; y si Corazón es ánimo, valor y temple… entonces el débil es alguien de poco Corazón.

O, incluso, podríase decir que el débil es aquél que, por tener un corazón flojo, cede fácilmente a la insistencia o el afecto. Al menos según la RAE. Es muy llamativo porque… ¿no diríamos que alguien que se conmueve fácilmente (ante la insistencia o el afecto) es una persona de gran corazón?

Pero ya se sabe que la lengua es una cosa “viva”, que cambia. Supongo que así la RAE refleja mejor el ambiente que se respira sobre los débiles.

2.- Según  la Enciclopedia del Éxito: incapaz de competir y de ganar, vulnerable, indefenso, expuesto a las inclemencias de la suerte, fracasado, claudicante, que no cuenta, último, irrelevante, perdedor, pobre, avasallado, sometido, súbdito, esclavo, impotente, limitado, incompetente, persona que no se reivindica, rendido, inerme, aquél incapaz de imponerse, frágil, flojo, inutil…

En otras palabras, débil es quien no puede aspirar a nada.

3.- Para el hombre de fe: el manso es el que se hace débil (véase definición anterior) por el Amor del Evangelio.  Cuando su fuerza desaparece, aparece Dios (“en mi debilidad, me haces fuerte”). El modelo de mansedumbre es Jesús de Nazaret.

DICHOSOS LOS MANSOS, PORQUE SU HERENCIA ES LA TIERRA (Mt. 5,5) es decir…

Escucha el MP3:
En mi debilidad me haces fuerte (Brotes de Olivo)

Dios no es bueno

Hace algunos años, un sabio teólogo reconocido en occidente decidió demostrar a sus alumnos por qué el presupuesto de que “Dios es bueno” es falso y engañoso. Llamó a uno de sus alumnos recién llegados a la academia y le propuso que resumiera en tres conceptos muy concretos las cosas de la vida que las personas identifican como “buenas”. Él, después de meditarlo levemente, escribió lo siguiente:

SEGURIDAD PARA EL FUTURO

SALUD

RECIBIR AMOR

Cuando se hubo ido aquél, llamó a otro de sus alumnos, igual de joven, y le pidió que pusiera, según su conocimiento, tres etiquetas acerca de Dios. Él tuvo que dedicarle muchas horas a meditar. ¿Cómo resumir a Dios en tres conceptos? No obstante, sorprendió a su maestro cuando, a los pocos días, regresó con las siguientes palabras:

POBREZA

CONFIANZA

ENTREGAR AMOR

El maestro recogió ambos trabajos por separado y reunió a los dos estudiantes, que no sabían qué encargo había recibido el otro. Les pidió que intentaran resolver la siguiente pregunta: “¿DIOS ES BUENO?”, a la vista del resto del alumnado de la escuela. Inmediatamente, el primero de ellos trajo a su memoria las cosas que eran “buenas” y, a partir de ellas, intentó explicar que Dios, si fuera bueno, operaría en los seres humanos para que éstos tuvieran seguridad, salud y amor, como mínimo. El segundo de los alumnos, en cambio, no daba crédito. Para él, era imposible que el “Dios-pobre” procurara estabilidad para el futuro. También era imposible que el “Dios-confianza hasta el final” entendiera la falta de salud como algo trágico. Y, por supuesto, era imposible que el “Dios-que se entrega” quisiera que sus criaturas fueran devoradoras de amores.

Llegado este punto, intervino el sabio teólogo.

– Es posible que nos confunda haber oído tantas veces que Dios es bueno. Sin embargo, no es cierto. Dios NO es bueno, porque las personas aprendemos antes a darle sentido a la palabra “bueno” y después intentamos que Dios encaje en ese esquema que ya nos hemos hecho sobre lo que es bueno y lo que es malo. En cambio, habría que decir más bien lo siguiente: “lo bueno es Dios”. Y, como complemento, “Dios me ama”. La Inteligencia de Dios sabe lo que es bueno. La Voluntad de Dios quiere lo que es bueno para sus Hijos. Él opera en nuestra vida para atraernos hacia sí.

Entonces extrajo las palabras que el segundo de sus alumnos había puesto como etiquetas a Dios y escribió encima la leyenda siguiente: “ESTO ES LO BUENO”. Después, le preguntó cómo había alcanzado una respuesta con tanta sabiduría. Éste se encogió de hombros y respondió:

– Bueno, me ayudó, desde la pared de mi cuarto, contemplar un crucifijo.

by J.L. Cortés (Un Dios llamado Abba)

by J.L. Cortés (Un Dios llamado Abba)

Tags