…de todo un poco…

Santoral Refranero

Con frecuencia un refrán nace como condensación de un cuentecillo tradicional, y expresa las creencias populares con más fidelidad que otras formas literarias. En otras ocasiones, por el contrario, posee un origen culto que deriva de los sermones que durante la Edad Media se pronunciaban en lengua vernácula.

Por eso hoy vamos a hacer un poco de paremiología y vamos a recordar el sentido de algunos refranes que hacen referencias a santos. Aunque podríamos hacer una tesis doctoral acerca de todos los refranes agrícolas que hablan de actividades y fechas, vamos a rescatar algunos cuyo sentido depende más bien de la historia personal del santo, más que del día en que se celebre.

 

  • Acordarse de Santa Bárbara cuando truena

Este refrán hace referencia a que sólo nos acogemos a determinadas personas, actos, normas… cuando tenemos problemas, mientras que los ignoramos cuando no nos pasa nada.

Según la tradición cristiana, Santa Bárbara habría nacido en Nicomedia, cerca del mar de Mármara, hija de Dióscoro, quien la encerró en una torre.

Durante una ausencia de su padre, Bárbara se convirtió al cristianismo, y mandó construir tres ventanas en su torre, simbolizando la Santísima Trinidad. Su padre se enteró del significado del simbolismo de estas ventanas y se enfadó, queriendo matarla. Por eso, Bárbara huyó y se refugió en una peña milagrosamente abierta para ella. Atrapada pese al milagro, se enfrenta a su destino. Su padre la envió al juez, quien dictó la pena capital por decapitación. Él mismo fue quien la decapitó en la cima de una montaña, tras lo cual un rayo lo alcanzó, dándole muerte también.

 

  • Después de ojo sacado no vale Santa Lucía

Este refrán recomienda ser previsor y actuar a tiempo, antes de que sucedan los contratiempos.

Nacida en Siracusa, de acuerdo con la tradición Lucía era de padres nobles y ricos, y fue educada en la fe cristiana. Perdió a su padre durante la niñez, consagró su vida a Dios e hizo un voto de virginidad. Su madre, que estaba enferma, la comprometió a casarse con un joven pagano y ella, para librarse de ese compromiso, la persuadió para que fuese a rezar a la tumba de Águeda de Catania a fin de curar su enfermedad. Como su madre sanó, accedió a romper el compromiso y permitirle consagrar su vida a Dios. Pero su pretendiente la acusó al procónsul debido a que era cristiana.

Se le sometió a un juicio, durante el cual se intentó que abandonara la fe cristiana, pero Lucía no accedió, por lo que fue decapitada.

Es la patrona de la vista (y este refrán cobra sentido) debido a una leyenda en la Edad Media que decía que, cuando Lucía estaba en el tribunal, ordenaron a los guardias que le sacaran los ojos, pero ella siguió viendo.

 

  • Por San Blas las cigüeñas verás y si no las vieres, año de nieves

Hace referencia a la llegada de las cigüeñas a España a principios de febrero (excepto en años muy fríos). San Blas se celebra el 3 de febrero.

Aunque en este caso sí se hace referencia a fechas y al campo, está incluído en esta lista debido a las características del culto a San Blas.

Según la tradición, Blas de Sebaste era conocido por su don de curación milagrosa, que aplicaba tanto a personas como a animales. Salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Este sería el origen de la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta el 3 de febrero. Es costumbre popular invocarle particularmente para remediar afecciones de la garganta.

 

  • Una y no más, Santo Tomás

Locución que expresa la última vez que algo ocurre, ninguna vez más.

Aunque el origen de esta frase es incierto, es muy probable que venga relacionada con el encuentro de Tomás con Jesús tras la Resurrección. Es muy probable que se intente reflejar la actitud de Jesús, al decirle que no sea incrédulo (en el refrán se hace más de manera más contundente), y que crea en el Resucitado pese a no haber visto a Jesús, simplemente viendo cómo ha transformado a sus hermanos.

Veamos el texto de Jn 20, 24-28:

“Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.

Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: !!Señor mío, y Dios mío!”

 

  • A quien Dios se la de, San Pedro se la bendiga

Este refrán puede aplicarse en dos casos diferentes: el primero es el de desentendimiento ante una circunstancia ajena. Pero el segundo es más curioso.

Si seguimos el sentido literal estamos diciendo que, si Dios te da algo, nadie puede oponerse aunque sea el mismo San Pedro.
Una referencia muy destacada acerca del uso de este refrán es el Quijote, en el que aparece en varias ocasiones, la primera vez acerca de la boda entre un lacayo y la hija de una noble: “una vez resuelto el pleito de casamiento de Tósilos con la hija de doña Rodríguez: Cásense –dice el hidalgo– en hora buena, y pues Dios nuestro señor se la dio, San Pedro se la Bendiga”.
Otra vez don Quijote utiliza este refrán aceptando el reto de otro caballero:
“Tomad, pues la parte del campo que quisieredes: que yo haré lo mismo, y a quien Dios se la diere, san pedro se la bendiga”.

EL VOTO CRISTIANO EN LAS ELECCIONES DEL 20N

La Conferencia Episcopal Española ha publicado un documento para orientar a los católicos en su reflexión acerca del voto en las próximas elecciones generales. Conviene echarle un vistazo (www.conferenciaepiscopal.es). He aquí un breve resumen y comentario al documento:

¿Hay que votar “en cristiano”? ¿No dijo Jesús “al César lo que es del César”? La fe no es un compartimento estanco de la vida del cristiano. Ha de empapar toda su vida y todas sus decisiones sin excepción. Como cristianos es una exigencia que votemos coherentemente con nuestra conciencia, iluminada y fortalecida por la fe (y, si la conciencia no te dice nada sobre esto del voto… es que tienes que ejercitarla más). Pero como ciudadanos también tenemos la obligación de ofrecer nuestros valores y criterios a la sociedad.

EN DEFENSA DE LA VERDAD

La CEE nos invita a votar conscientes de que la fe cristiana no está ciega simplemente ante una “voluntad divina” arbitraria, sino que es una consecuencia del aprecio por la verdad y la razón. Votar en cristiano no significa pretender trasladar preceptos religiosos al reglamento civil, sino exigir a que el ordenamiento social reconozca la verdad y se someta a la razón, y no alrevés. Por eso, nos recuerda la CEE, que el cristianismo…

“… Se ha referido, en cambio, a la naturaleza y a la razón como verdaderas fuentes del derecho […], la razón abierta al lenguaje del ser”. Nosotros hacemos nuestras consideraciones desde ese horizonte de los fundamentos prepolíticos del derecho…

No se podría hablar de decisiones políticas morales o inmorales, justas o injustas, si el criterio exclusivo o determinante para su calificación fuera el del éxito electoral o el del beneficio material. Esto supondría la subordinación del derecho al poder. Las decisiones políticas deben ser morales y justas, no sólo consensuadas o eficaces; por tanto, deben fundamentarse en la razón acorde con la naturaleza del ser humano. No es cierto que las disposiciones legales sean siempre morales y justas por el mero hecho de que emanen de organismos políticamente legítimos.

Por eso, porque someterse a la verdad y la razón es un precepto válido fuera de la religión también, la CEE menciona la importancia de la familia:

Son también peligrosos y nocivos para el bien común ordenamientos legales que no reconocen al matrimonio en su ser propio y específico, en cuanto unión firme de un varón y una mujer ordenada al bien de los esposos y de los hijos.

EN DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

En particular, una verdad que no puede ser ignorada es la de la dignidad propia de cada persona, que es imagen de Dios. Esto implica que ni las personas ni el Estado puede “utilizar al ser humano” como una herramienta para obtener un fin. Cada persona tiene un valor propio y no puede ser instrumentalizado. Es un bien sagrado. Por lo tanto, su vida y su autonomía material han de ser causa de especial protección:

…hemos de llamar de nuevo la atención sobre el peligro que suponen determinadas opciones legislativas que no tutelan adecuadamente el derecho fundamental a la vida de cada ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural, o que incluso llegan a tratar como un derecho lo que en realidad constituye un atentado contra el derecho a la vida…

El terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión justa y razonable de la vida.

Ante los desafíos que se presentan a la comunidad internacional, son necesarias políticas guiadas por la búsqueda sincera de la paz

La grave crisis económica actual reclama políticas sociales y económicas responsables y promotoras de la dignidad de las personas, que propicien el trabajo para todos; que favorezcan la libre iniciativa social en la producción y que incentiven el trabajo bien hecho, así como una justa distribución de las rentas; que corrijan los errores y desvíos cometidos en la administración de la hacienda pública y en las finanzas; que atiendan a las necesidades de los más vulnerables, como son los ancianos, los enfermos y los inmigrantes.

EN DEFENSA DE LA LIBERTAD Y EL VALOR DE LA RELIGIÓN

Como consecuencia de todo lo anterior, los cristianos tenemos el derecho y el deber de exigir el respeto debido al credo religioso de cada uno y de poner en valor la religión cristiana como agente humanizador positivo para las personas y la sociedad en su conjunto. El valor de la libertad personal es, además, incompatible con la violencia y con la mentira.

…los niños y jóvenes han de ser educados de modo que puedan desarrollar lo más posible todas sus capacidades. Hay que evitar imposiciones ideológicas del Estado que lesionen el derecho de los padres a elegir la educación filosófica, moral y religiosa que deseen para sus hijos.

La presencia de la enseñanza de la religión y moral católica en la escuela estatal – como asignatura fundamental opcional – es un modo de asegurar los derechos de la sociedad y de los padres.

Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población.

Es necesario tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo.

Y tú, ¿qué opinas?

Hace unos años se hizo una encuesta en un país europeo para conocer la valoración de los ciudadanos respecto al cuidado del medio ambiente en su entorno. De forma genérica, se refería a cosas como la contaminación ambiental, las zonas verdes en la ciudad, la limpieza, las posibilidades de reciclar, las iniciativas públicas de protección del medio, la preservación de los parajes naturales, etc.

El estudio se hizo a lo largo de todo el país. Se preguntaba qué visión tenía el ciudadano de la cuestión ambiental en tres niveles: la propia ciudad, la demarcación territorial amplia (la provincia, por ejemplo) y el conjunto del país.

Los ciudadanos del sur afirmaban que el medio ambiente estaba muy cuidado en su propia ciudad. Regularmente cuidado en el entorno más amplio. Y mal cuidado en el conjunto del país.

Los ciudadanos del norte dieron la misma opinión. Y los del este y los del oeste y los del centro… Dondequiera que se preguntase, las personas tenían una percepción muy buena del medio ambiente en su entorno más conocido, pero creían que la cosa estaba muy mal en el resto de los lugares.

La conclusión, por lo tanto, era llamativa: en todo el país se cuidaba muy bien el medio ambiente, ya que los habitantes de cada sitio así lo afirmaban. Pero, al mismo tiempo, flotaba la opinión de que la situación ambiental era mala en los sitios que no se conocían.

Tal vez estemos viviendo algo semejante con la Iglesia: la mayoría de las personas tienen una opinión positiva de la Iglesia que conocen, pero se sospecha de la Iglesia que no se conoce y de la que no se tiene experiencia directa. Así se forma un ambiente de descrédito, una cierta mala imagen, que muy pocos tienen por conocimiento real pero que se asume de forma generalizada sin apenas resistencias.

Por eso, la pregunta es: ¿qué experiencia tienes tú de la Iglesia? ¿Son experiencias significativas (habituales, permanentes, trascendentes) o anecdóticas (una persona que una vez…) en tu relación con la Iglesia?

If it be your will

Traducción-versión de la magnífica canción de Leonard Cohen (reciente premio Príncipe de Asturias de las letras) If it be your will.

Si es tu Voluntad, cesaré mi voz.
Dejaré de hablar. Como antes, Señor,
como antes de Ti. Callado habré de estar.
Me mantendré así si es tu Voluntad.
·
Si es tu Voluntad que se alce una voz
que arroje Verdad, yo seré canción.
Aunque en muerte esté tu Amor haré alabar.
Yo lo cantaré si es tu Voluntad.
·
Si es tu Voluntad, te suplico, Señor,
que halle tu bondad aquel corazón
que llama a tu puerta con un gemido mortal.
Y que la encuentre abierta. Si es tu Voluntad.
·
Y ata nuestra fe con lazos de luz.
Que el amanecer nos halle en tu Cruz.
Hazme ver tu Amor. Tu rostro, Dios, tu paz,
tu Resurrección. Si es tu Voluntad.
Si es tu Voluntad.

Argumentos

Un post breve para invitaros a visitar la siguiente página: http://www.arguments.es/proyectos/jmj

Está saliendo en periódicos digitales. Jóvenes universitarios responden a las preguntas más controvertidas y actuales sobre la Iglesia. Con frescura, naturalidad y, sobretodo, argumentos.

Un botón de muestra de esa página:

Dios, ¿una respuesta fácil? – www.arguments.es/proyectos/jmj

Una meditación de Pascua

Una meditación acerca de este tiempo de Pascua (lee Lucas 24, 13-35)

¿Y si Cristo no hubiera resucitado?

San Pablo responde a esta cuestión en su primera carta a los Corintios: “si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe y nuestra predicación no tiene sentido”, y añade que “si nuestra esperanza en Cristo acaba en esta vida, somos los hombres más desgraciados”. La Resurrección de Jesús no es, por tanto, una intuición o un deseo. No es, tampoco, una forma de expresar que su recuerdo permanece. La Resurrección de Jesús es un acontecimiento histórico de fe. Jesús ha resucitado y vive y permanece con nosotros en cuerpo y alma en la Eucaristía.

Es muy importante combatir la tentación de ver en la Resurrección una teoría, un mito, una utopía, una fábula… porque es un acontecimiento único e irrepetible: Jesús de Nazaret, hijo de María, que en el crepúsculo del viernes fue bajado muerto de la cruz y sepultado, sale vencedor de la tumba cuando, al amanecer del primer día tras el sábado, sus discípulos hallaron el sepulcro vacío y le vieron a él en multitud de ocasiones.

La Resurrección confirma que Dios sí estaba en la Cruz. Que incluso en el momento de muerte, Dios es Señor de la vida. Que nada se le escapa. Que es bueno y todopoderoso. Y que la vida en abundancia se tiene estando dentro de su voluntad. ¿Qué queda si no hay Resurrección? Solamente este mundo, sujeto al dolor y la muerte, sin soluciones. Si apostar por Dios es solamente apostar por la muerte, ¿qué sentido puede tener hacerlo? Pero la Resurrección nos promete que la carta de Dios es la de la vida abundante, la vida eterna, la vida que no termina.

La vida eterna que tenemos prometida los cristianos empieza hoy mismo y supone la muerte en nosotros del pecado, de todo lo que ensucia nuestra dignidad de hijos, nuestra semejanza con el Creador. La Resurrección la tenemos prometida si antes pasamos por la muerte de la Cruz, que es la negación de uno mismo producida bajo el signo del mandamiento del amor. La Resurrección no es un todo acaba bien, sino un “acaba bien lo que va bien”. La Resurrección solamente es posible si la Cruz es abrazada

Cuando nos sentimos en muerte por estar alejados de Dios, la Resurrección viene por la conversión: que es la confesión de los pecados y el cambio de vida (la muerte del hombre pecador y el nacimiento del hombre nuevo). Cuando estamos atascados en experiencias de dolor y de muerte la Resurrección no consiste en que se solucionen “a nuestra manera”, sino en que Dios aparezca en esa Cruz. Sabiendo que, mientras se está en la Cruz, no siempre es posible reconocer a Dios (Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?). La Resurrección es, ante todo, el encuentro con el Padre providente.

Por lo tanto:

la Resurrección de Jesús es un acontecimiento histórico central de la fe.

si compartimos la muerte de Cristo, compartimos también su Resurrección.

Jesús está realmente vivo y Resucitado, hoy.

Sólo una tecla

No hay ningún dxfxcto en xstx post, xxcxxpto una txcla que no funciona bixn. Xl rxsto de las txclas funciona pxrfxctamxntx, pxro xsta txcla xs la única dxfxctuosa y provoca un sxrio problxma. ¿No tx parxcx?

Dx igual manxra podrías dxcir, por xjxmplo, qux sólo xrxs una txcla y qux no sx notaría mucho si no colaborasxs con xl rxsto. Pxro xsta manxra dx pxnsar xs xrrónxa; los dxmás tx nxcxsitan, ¡cuxntan contigo!

La próxima vxz qux sx tx ocurra pxnsar qux no xrxs importantx, acuxrdatx dx xstx ordxnador. Xn xfxcto, im2gínatx qux dos txcl2s funcio2n m2l… ¿Y qux p2s2rí2 si fuxr2n trxs o incluso cu2;ro simul;2nx2mxn;x?

El hierro es fuerte, pero…

El hierro es fuerte, pero el fuego lo funde.
El fuego es fuerte, pero el agua lo apaga.
El agua es fuerte,
pero las nubes lo hacen posible.
Las nubes son fuertes,
pero el viento las arrastra.
El viento es fuerte, pero el hombre es más.
El hombre es fuerte, pero el temor lo tumba.
El temor es fuerte,
pero el sueño lo hace olvidar.
El sueño es fuerte, pero la muerte lo supera.
La muerte es fortísima,
pero la bondad le sobrevive.

del Talmud.

El discurso del monte (2)

Viendo la multitud, Jesús subió al monte. Se sentó y se le acercaron sus discípulos. Entonces empezó a hablar enseñándoles (Mateo 5, 1-2):

La felicidad está en los que se hacen pobres. Los que renuncian a asegurarse la comida del día siguiente. Los que no huyen de verse necesitados y de depender de la caridad y la generosidad de otros. Feliz tú si eres pobre, si pasas hambre para que otros puedan comer, si sufres necesidad para que otros no la sientan. Para ti, si eres de estos pobres, está reservado el Reino de Dios, que a otros no se les concederá. (Mateo 5, 3).

¡Qué difícil es que entre en el Reino un hombre que confía en que su futuro está asegurado porque tiene dinero o trabajo! ¡No ha entendido nada! Os digo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una cerradura. (Marcos 10, 23-25).

No os estoy diciendo que seáis austeros. No os estoy diciendo que no desperdiciéis el dinero. No os estoy diciendo que no seáis consumistas. Por el contrario, os digo que gastéis todo el dinero que tengáis, para que no se acumule en vuestros bolsillos o en vuestros bancos. No viváis para conservar nada ni para conseguir ninguna cosa. No intentéis amontonar tesoros. Vivid para el Reino, vivid para Dios y lo demás llegará (Mateo 6, 19-21).

Os lo aseguro: no se puede estar al mismo tiempo preocupado por el Reino y por el futuro. Porque si estás preocupado por tu futuro y tus planes, acabarás por odiar a Dios (Mateo 6, 24).

Pero si amas profundamente a Dios, que es tu padre, puedes vivir sin preocupación por el futuro. Solo Dios basta. Son los hombres sin fe los que viven preocupados, porque no confían en que Dios les ama y les proveerá de lo que necesitan. O bien, piensan que con lo que Dios les regale no es suficiente. Vosotros, en cambio, confiad en Dios Padre, que es bueno y sabe que le necesitáis. Esforzaos por buscar el Reino de Dios y todo lo demás Él se encargará de que os llegue (Mateo 6, 25-34).

Entonces los discípulos se  asombraban más y más, diciéndose unos a otros: ¿quién podrá salvarse entonces? Entonces Jesús, mirándoles, les dijo: Para los hombres todo esto es imposible, pero para Dios no, porque todo es posible para Dios (Marcos 10, 26-27).

El discurso del monte (1)

Viendo la multitud, Jesús subió al monte. Se sentó y se le acercaron sus discípulos. Entonces empezó a hablar enseñándoles (Mateo 5, 1-2):

La felicidad está en los intransigentes. La felicidad está en los radicales. La felicidad está en los fanáticos. Los favoritos de Dios son los que no negocian, los que no dialogan. Porque los otros: los tolerantes, los moderados, los razonables… ¡ésos, regatean con Dios y comercian con su fe! De verdad, de verdad os digo: en el punto medio NO está la virtud. En verdad, en verdad os digo: la fe importa. Los que se disculpan, los que relativizan, acaban llenando su vida de pecados hasta que la mierda les cubre las cejas. Felices los que tienen una vida radicalmente arreglada a la voluntad de Dios, porque vivirán realmente libres de basura y podrán ver su rostro (Mateo 5, 8).

Vosotros tenéis misión encargada por el mismo Dios de purificar el mundo. ¡Ay de vosotros si consentís la impureza en vuestra propia vida! Si los que limpian caminan esparciendo la mierda, ¿quién va a limpiar? Mirad, Dios espera de vosotros que seáis el faro de la humanidad. Pero si permitís la mediocridad en vuestra vida es como si mancharais el faro y la luz ya no alumbrara a nadie. Que vuestra luz alumbre a todos los hombres, que vean vuestra lealtad a Dios y, de esta forma, le alaben a Él (Mateo 5, 13-16).

Habéis oído lo que se dice: “por una vez no pasa nada” o “Dios es tan bueno que disculpa mis errores” o “el infierno y Satán no existen”. Pues yo os digo que nada de eso es verdad. Algunos, que se creen disculpados, estarán en el infierno eternamente. Satán os busca para nublar vuestro juicio y haceros pensar que todo es relativo y la fe no es tan importante. Si no cumplís los mandamientos de Dios mejor que los curas, que los catequistas, mejor que vuestros padres… no pisaréis el Reino. Se cumplirá cada coma y cada tilde de la ley, os lo aseguro (Mateo 5, 17-20).

También habéis oído decir: “yo soy bueno, no hago daño a nadie”. Pues yo os digo que si no estás dispuesto a morir para evitarle daño a un hermano, no entrarás en el Reino. Y habéis oído: “Dios dijo que fuéramos hermanos, pero no primos”. Pues si no estáis dispuestos a ser humillados, despreciados y ridiculizados por amor a un hermano, no pisaréis el Reino. También habéis oído: “yo perdono pero no olvido”. Pues yo os digo que perdonéis y olvidéis no una vez, sino setenta veces siete (Mateo 5, 21-42).

Tú, no seas como los demás. No te conformes con no hacer el mal. Haz el bien y no permitas que las malas intenciones y los malos pensamientos acaparen tu corazón ni tu mente, pues Dios conoce también esas infidelidades. Ama hasta que te duela. Ama, especialmente al que te odia, al que te cae mal, al que te traiciona, al que te la juega, al que no soportas. Con el corazón y con las obras. Que tu fe y tu vida no sean mediocres, ni moderadas. Dios es perfecto: sé tú también perfecto como Dios (Mateo 5, 43-48).

Tú no camines cuesta abajo. Si me sigues, será una cuesta hacia arriba y con una pesada cruz entre los brazos. Pero Dios no te faltará. Huye del camino fácil. No escojas la puerta ancha. Tú esfuérzate por pasar por la puerta estrecha (Mateo 7, 13-14).

Entonces los discípulos se  asombraban más y más, diciéndose unos a otros: ¿quién podrá salvarse entonces? Entonces Jesús, mirándoles, les dijo: Para los hombres todo esto es imposible, pero para Dios no, porque todo es posible para Dios (Marcos 10, 26-27).

/* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Cambria Math”; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:roman; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1107304683 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”,”serif”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:ES; mso-fareast-language:ES;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-size:10.0pt; mso-ansi-font-size:10.0pt; mso-bidi-font-size:10.0pt;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –> Habéis oído lo que se dice: “por una vez no pasa nada” o “Dios es tan bueno que disculpa mis errores” o “el infierno y Satán no existen”. Pues yo os digo que nada de eso es verdad. Algunos, que se creen disculpados, estarán en el infierno eternamente. Satán os busca para nublar vuestro juicio y haceros pensar que todo es relativo y la fe no es tan importante. Si no cumplís los mandamientos de Dios mejor que los curas, que los APJs, mejor que vuestros padres… no pisaréis el Reino. Se cumplirá cada coma y cada tilde de la ley, os lo aseguro.s oído lo que se dice: “por una vez no pasa nada” o “Dios es tan bueno que disculpa mis errores” o “el infierno y Satán no existen”. Pues yo os digo que nada de eso es verdad. Algunos, que se creen disculpados, estarán en el infierno eternamente. Satán os busca para nublar vuestro juicio y haceros pensar que todo es relativo y la fe no es tan importante. Si no cumplís los mandamientos de Dios mejor que los curas, que los APJs, mejor que vuestros padres… no pisaréis el Reino. Se cumplirá cada coma y cada tilde de la ley, os lo aseguro.

Tags