Archive for October 2011

VOTAR EN CRISTIANO – EL PROGRAMA ELECTORAL DEL PSOE

Voy a intentar hacer un repaso de los distintos programas electorales que encuentre, fijándome en los puntos destacados en el último post en referencia a la nota de la Conferencia Episcopal. Por lo tanto no será un repaso exhaustivo ni minucioso y puedo dejarme cosas. Tampoco voy a concentrarme en las propuestas más concretas, sino en las afirmaciones generales, los juicios o los criterios de interpretación de la realidad, que son al fin y al cabo el “origen intelectual” de las propuestas.

Todavía muchos partidos no han publicado su programa en Internet. Sí lo ha hecho el Partido Socialista. El programa electoral del PSOE consta de unas 144 páginas y 4 bloques de propuestas. El primero, “Una economía sana y competitiva”, ocupa un 30% del programa. El segundo, “Lo urgente, el empleo”, un 15%. El tercero, “La igualdad del siglo XXI es la igualdad de oportunidades” es el más extenso (31%). El cuarto, “Democracia”, supone un 20%. Las citas del Programa Electoral las escribo en recuadros.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA VERDAD

La CEE destacaba en este punto que las decisiones políticas deben ser justas y morales. Para serlo no basta con que sean “eficaces” o legítimas desde el punto de vista democrático. El origen de la justicia está en la razón y la verdad, no en las mayorías ni en el poder político. A este respecto, la palabra “RAZÓN” se utiliza dos veces en el documento del PSOE, por 4 de la palabra “MORAL” y ausencia total de la palabra “VERDAD”. El PSOE:

Las democracias modernas están basadas en dos tipos de legitimidades: en origen y de ejercicio. En efecto, las democracias se legitiman cuando funcionan, y son capaces de atender las necesidades y demandas de los ciudadanos. Pero para que las democracias puedan ser eficaces, para que tengan legitimidad a través de su ejercicio, tienen que estar, también, legitimadas en origen, a través de los procesos de conformación de la voluntad popular. Ambas cuestiones están íntimamente conectadas: una condición necesaria para la eficacia de una democracia es su legitimación en origen. Pero por mucho que una democracia esté legitimada procedimentalmente, si no es eficaz, perderá potencia y alcance.

Con este sentido de justicia, de moral, de razón y de verdad, la CEE hacía hincapié en la importancia de reconocer el ser específico y natural del matrimonio, orientado a la vida. El PSOE:

En los últimos años nuestro país se ha convertido en un referente internacional en el reconocimiento de los derechos civiles de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales. Estos profundos cambios en el reconocimiento de la igualdad y la diversidad han traído consigo otros aspectos que requieren de mejoras legislativas e impulsos normativos en ámbitos como la filiación, la educación o la donación de óvulos entre mujeres casadas.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

La CEE pone a la persona y su dignidad como preocupación primera. En concreto recuerda que el derecho a la vida debe garantizarse desde la concepción hasta la muerte natural y advierte sobre la perversión de convertir en un derecho lo que no es sino un atentado contra la dignidad humana. El PSOE:

La Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo es parte fundamental de las políticas preventivas y del derecho a la salud pública; su aprobación ha supuesto el reconocimiento del derecho de las mujeres a decidir sobre su propia maternidad.

Retomando el proyecto presentado por el Gobierno en esta legislatura, aprobaremos la ley de muerte digna, para regular los derechos de las personas en el proceso del final de la vida.

También recuerda que el terrorismo es inadmisible y que las políticas en el marco internacional han de estar motivadas por la búsqueda sincera de paz auténtica. El PSOE:

Una política exterior que hace compatible la firme defensa de nuestros legítimos intereses con la de los valores que impulsamos para la construcción de un mundo mejor: la democracia, los derechos humanos, la igualdad de oportunidades entre ciudadanos, regiones y países, la solidaridad, la paz y la sostenibilidad.

Por último, la CEE recuerda que la dignidad humana se extiende también a sus necesidades materiales. La iniciativa privada, el trabajo bien hecho, la justa distribución de la riqueza y el cuidado a los más desfavorecidos han de ser prioridades. Este asunto es muy extenso, pero he escogido dos párrafos del PSOE:

Además, la coyuntura económica ha incrementado el número de personas en situación de vulnerabilidad social, que afecta especialmente a los colectivos ya de por sí sujetos a discriminación o susceptibles de exclusión. Esta nueva realidad hace necesario un refuerzo de las políticas destinadas a la inclusión y que reduzcan la reproducción intergeneracional de la pobreza. Asimismo, el sector de acción social (el llamado Tercer Sector), cada vez juega un papel más importante en este ámbito, que se debe reconocer y reforzar adecuadamente.

Pese al desarrollo alcanzado por el Estado del Bienestar, sigue vivo el riesgo de que algunas personas no logren salir de un entorno social de partida desfavorecido y desfavorable, e incluso de que aquellas personas que se encuentren socialmente integradas caigan en la pobreza y la exclusión por decisiones vitales equivocadas o por circunstancias extraordinarias fuera de su control. Para todos ellos hay que asegurar un mínimo suelo social, como fruto de la realización práctica del valor solidaridad y como medio para posibilitar su inclusión social, laboral y económica.

RESPECTO A LA DEFENSA DE LA LIBERTAD Y EL VALOR DE LA RELIGIÓN

La dignidad y la verdad del ser humano se desarrollan también en el plano de su conciencia y su crecimiento personal. Por eso, la CEE recuerda el valor positivo de la religión, que debe estar presente en las escuelas, y la falta grave que supone la intervención del Estado en la educación moral y religiosa de los hijos. El PSOE:

La laicidad del Estado es consustancial a la idea de libertad e igualdad. La inmensa mayoría de los ciudadanos ama la libertad personal frente a imposiciones religiosas.

El futuro de la sociedad depende de la educación, por su carácter igualador y su importancia estratégica para la acumulación de capital humano, vital para el crecimiento en el marco de una economía moderna, innovadora y competitiva.

Debemos favorecer la coeducación. El sexismo y los comportamientos violentos se aprenden desde la infancia por lo que la población diana para trabajar en igualdad debe ser la infancia y las instituciones socializadoras por excelencia: la escuela y las familias. La formación y sensibilización de estos agentes es clave para que la infancia crezca en valores de tolerancia, igualdad y respeto. Para lograrlo es necesario garantizar que no exista separación entre niños y niñas en todos los centros financiados fondos públicos.

Insiste también la CEE en que el chantaje terrorista no puede tener carta de legitimidad democrática. El PSOE:

Consideramos necesario velar por la aplicación de la ley de partidos cuando dice que un partido político podrá ser declarado ilegal cuando en el ejercicio de su actividad vulnere sistemáticamente las libertades y derechos fundamentales, promoviendo, justificando o exculpando los atentados contra la vida o la integridad de las personas.

Y ya está. Confío en que este repaso breve haya ayudado a alguien. El programa completo: http://www.rubalcaba.es/wp-content/uploads/2011/10/programa-generales-201111.pdf.

EL VOTO CRISTIANO EN LAS ELECCIONES DEL 20N

La Conferencia Episcopal Española ha publicado un documento para orientar a los católicos en su reflexión acerca del voto en las próximas elecciones generales. Conviene echarle un vistazo (www.conferenciaepiscopal.es). He aquí un breve resumen y comentario al documento:

¿Hay que votar “en cristiano”? ¿No dijo Jesús “al César lo que es del César”? La fe no es un compartimento estanco de la vida del cristiano. Ha de empapar toda su vida y todas sus decisiones sin excepción. Como cristianos es una exigencia que votemos coherentemente con nuestra conciencia, iluminada y fortalecida por la fe (y, si la conciencia no te dice nada sobre esto del voto… es que tienes que ejercitarla más). Pero como ciudadanos también tenemos la obligación de ofrecer nuestros valores y criterios a la sociedad.

EN DEFENSA DE LA VERDAD

La CEE nos invita a votar conscientes de que la fe cristiana no está ciega simplemente ante una “voluntad divina” arbitraria, sino que es una consecuencia del aprecio por la verdad y la razón. Votar en cristiano no significa pretender trasladar preceptos religiosos al reglamento civil, sino exigir a que el ordenamiento social reconozca la verdad y se someta a la razón, y no alrevés. Por eso, nos recuerda la CEE, que el cristianismo…

“… Se ha referido, en cambio, a la naturaleza y a la razón como verdaderas fuentes del derecho […], la razón abierta al lenguaje del ser”. Nosotros hacemos nuestras consideraciones desde ese horizonte de los fundamentos prepolíticos del derecho…

No se podría hablar de decisiones políticas morales o inmorales, justas o injustas, si el criterio exclusivo o determinante para su calificación fuera el del éxito electoral o el del beneficio material. Esto supondría la subordinación del derecho al poder. Las decisiones políticas deben ser morales y justas, no sólo consensuadas o eficaces; por tanto, deben fundamentarse en la razón acorde con la naturaleza del ser humano. No es cierto que las disposiciones legales sean siempre morales y justas por el mero hecho de que emanen de organismos políticamente legítimos.

Por eso, porque someterse a la verdad y la razón es un precepto válido fuera de la religión también, la CEE menciona la importancia de la familia:

Son también peligrosos y nocivos para el bien común ordenamientos legales que no reconocen al matrimonio en su ser propio y específico, en cuanto unión firme de un varón y una mujer ordenada al bien de los esposos y de los hijos.

EN DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

En particular, una verdad que no puede ser ignorada es la de la dignidad propia de cada persona, que es imagen de Dios. Esto implica que ni las personas ni el Estado puede “utilizar al ser humano” como una herramienta para obtener un fin. Cada persona tiene un valor propio y no puede ser instrumentalizado. Es un bien sagrado. Por lo tanto, su vida y su autonomía material han de ser causa de especial protección:

…hemos de llamar de nuevo la atención sobre el peligro que suponen determinadas opciones legislativas que no tutelan adecuadamente el derecho fundamental a la vida de cada ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural, o que incluso llegan a tratar como un derecho lo que en realidad constituye un atentado contra el derecho a la vida…

El terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión justa y razonable de la vida.

Ante los desafíos que se presentan a la comunidad internacional, son necesarias políticas guiadas por la búsqueda sincera de la paz

La grave crisis económica actual reclama políticas sociales y económicas responsables y promotoras de la dignidad de las personas, que propicien el trabajo para todos; que favorezcan la libre iniciativa social en la producción y que incentiven el trabajo bien hecho, así como una justa distribución de las rentas; que corrijan los errores y desvíos cometidos en la administración de la hacienda pública y en las finanzas; que atiendan a las necesidades de los más vulnerables, como son los ancianos, los enfermos y los inmigrantes.

EN DEFENSA DE LA LIBERTAD Y EL VALOR DE LA RELIGIÓN

Como consecuencia de todo lo anterior, los cristianos tenemos el derecho y el deber de exigir el respeto debido al credo religioso de cada uno y de poner en valor la religión cristiana como agente humanizador positivo para las personas y la sociedad en su conjunto. El valor de la libertad personal es, además, incompatible con la violencia y con la mentira.

…los niños y jóvenes han de ser educados de modo que puedan desarrollar lo más posible todas sus capacidades. Hay que evitar imposiciones ideológicas del Estado que lesionen el derecho de los padres a elegir la educación filosófica, moral y religiosa que deseen para sus hijos.

La presencia de la enseñanza de la religión y moral católica en la escuela estatal – como asignatura fundamental opcional – es un modo de asegurar los derechos de la sociedad y de los padres.

Una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población.

Es necesario tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo.

Tags