Archive for January 2011

Un mundo feliz

from coretheatreensemble.com

Acabo de terminar de leer “Un mundo feliz”, de Aldous Huxley. La celebérrima novela me ha encantado, pero es el prólogo del propio autor lo que me impulsa a referirme a ella en este blog.

Una sinopsis para el que no haya leído “Un mundo feliz”: el autor retrata un futuro tecnológico en el que la humanidad está instalada en una confortable felicidad. La guerra, el hambre, la enfermedad… han sido abolidos. Cualquier motivo de conflicto entre las personas ha desaparecido gracias a la técnica científica que rige la “creación” de seres humanos. Las personas no nacen, sino que son fabricadas en laboratorios y educadas (“condicionadas mediante la hipnopedia”) de forma definitiva para que vivan totalmente conformes con el destino social al que están destinadas según su frabricación. El individuo ha desaparecido y solamente existe el bien social. La familia, la religión, la filosofía, el arte, la propiedad… han sido abolidas y superadas. El comportamiento sexual y afectivo de las personas está dirigido desde su infancia para no madurar nunca y ser infantil, lo cual es perfectamente asumido por las personas ya que “todo el mundo es de todo el mundo” y los celos o las obsesiones románticas son imposibles. En definitiva, un futuro en el que cualquier cosa capaz de causar emociones o pasiones fuertes ha desaparecido y todo está plegado a una cómoda programación.

Pues bien, Aldous Huxley publica el libro en 1932 y unos quince años después escribe un prólogo a una de las ediciones en las que destaca, para mí, el siguiente párrafo (lo he resumido):

“Para llevar a cabo esta revolución [la del mundo de la novela] necesitamos, entre otras cosas, los siguientes descubrimientos e inventos. En primer lugar, una técnica mucho más avanzada de sugestión, mediante el condicionamiento de los niños y las drogas. En segundo lugar, una ciencia plenamente desarrollada de las diferencias humanas, que permita a los dirigentes gubernamentales destinar a cada individuo dado a su adecuado lugar en la jerarquía social y económica. En tercer lugar, un sustitutivo para el alcohol y los demás narcóticos, algo que sea al mismo tiempo menos dañino y más placentero que la ginebra o la heroína. Y, finalmente, un sistema de eugenesia a prueba de tontos, destinado a estandarizar el producto humano. En cuanto a los restantes rasgos caracteristicos de este mundo feliz y más estable, probablemente no se hallan más que a tres o cuatro generaciones de distancia. Ya hay algunas ciudades americanas en las cuales el número de divorcios iguala al número de bodas. Dentro de pocos años, sin ninguna duda, las licencias de matrimonio se expenderán como las licencias para perros, con validez sólo para un periodo de doce meses, y sin ninguna ley que impida cambiar de perro o tener más de un animal a la vez. A medida que la libertad política y económica disminuye, la libertad sexual tiende en compensación a aumentar. Y el dictador (a menos que necesite carne de cañón o familias con las que colonizar territorios desiertos o conquistados) hará bien en favorecer esta libertad. En colaboración con la libertad de soñar despiertos bajo la influencia de los narcóticos, del cine y de la radio, la libertad sexual ayudará a reconciliar a sus súbditos con la servidumbre que es su destino.”

Tags