Archive for September 2010

DIOS NO COMPITE

Un día un joven que iba en busca de su catequista encontró sobre la mesa de éste un papel manuscrito con la siguiente lista:

– El tiempo que hay que dedicarle al trabajo o al estudio
– Las cargas familiares
– El necesario tiempo de descanso
– Las ocupaciones de la casa
– El círculo de amigos
– El cuerpo
– El tiempo libre

El muchacho entendió que había estado haciendo una lista de todas esas cosas que, en el día a día, nos roban tiempo, fuerzas, ganas… y compiten con las cosas de Dios y del Reino por conseguir nuestra atención. Decidido a enmendarse, el joven se retiró a meditar sobre lo que había leido. Al día siguiente fue a su catequista y le dijo:

Lei la lista que estaba sobre tu mesa sobre las cosas que compiten con Dios para ganarse nuestro tiempo y nuestras opciones. Y estoy resuelto a someter todas esas cosas y ponerlas siempre por detrás de las cosas de Dios. Por eso he decidido que voy a hacer estas renuncias para distribuir mi tiempo y mis energías más en los temas del Reino.

Y empezó a enumerar todos los propósitos que se había marcado. El catequista escuchó al joven y le dejó terminar. Después, le replicó:

Vuelve a leer el papel. En esa lista no hay cosas que compiten con Dios, sino todo lo contrario. Es una lista de aquello que en el día a día debe acercanos a Dios. Dices bien una cosa: hay que someterlas al Reino. Para ello, tienes que hacer que todas esas cosas de la lista se conviertan en una oportunidad de encuentro con Dios. Él no quiere equilibrismos, sino una conversión completa, un hacerlo todo Nuevo.

NO BUSQUES LA CONVIVENCIA CON AQUELLO QUE TE ALEJA DE DIOS, SINO SU TRANSFORMACIÓN

Tags