Archive for April 2010

DIOS AMA A LOS NIÑOS

AMO A LOS NIÑOS (Michel Quoist)

Y le presentaron unos niños para que pusiera sus manos sobre ellos, pero los discípulos comenzaron a refunfuñar. Viéndolo Jesús, se enojó y les dijo: “Dejad que los niños vengan a Mí y no los estorbéis, porque de ellos es el Reino de Dios. En verdad os digo, quien no reciba el Reino de Dios como un niño no entrará en él”. (Mc. 10, 13- 15)

Yo amo a los niños, dice Dios, y quiero que os parezcáis a ellos.
No me gustan los viejos, dice Dios, a no ser que sean niños todavía.
Y en mi reino no quiero más que niños, eso está decretado desde siempre.
Niños cheposos, niños retorcidos, niños arrugaditos, niños de barba blanca, todas las clases de niños que queráis, pero niños, sólo niños.
Y no hay que darle vueltas. Eso está decidido. No tengo sitio para los mayores.
Yo amo a los niños, dice Dios, porque en ellos mi imagen no ha sido adulterada,
ellos no han falseado mi semejanza, son nuevos, son puros, sin borrón, sin escoria.
Por eso cuando Yo me inclino sobre ellos dulcemente es como si me estuviera mirando en un espejo.
Amo a los niños porque aún están haciéndose, porque están aún formándose, van de camino, caminan.
Pero con los mayores, dice Dios, con los mayores ya no hay nada que hacer, ya no crecerán más, ni una gota, ni un palmo, ¡basta!, ¡patlaf!, se han estancado. Es horrible, dice Dios, los mayores creen que ya han llegado.
A los niños grandes, dice Dios, sí los amo,
aún están luchando, aún cometen pecados.
Bueno, a ver si me entendéis, no es que los ame porque los cometan, dice Dios,
es porque saben que los cometen y se esfuerzan en no cometer más.
Pero a los “hombres serios”, dice Dios, ¿cómo voy a amarlos?
Nunca hicieron mal a nadie, no tienen nada de que arrepentirse, no puedo perdonarles nada, no tienen nada de que pedir perdón.
Es descorazonador, dice Dios. Descorazona porque no es verdad.
Pero sobre todo, dice Dios, sobre todo, los pequeños me gustan por sus ojos.
Es ahí donde Yo leo su edad.
Y en mi cielo -veréis – no habrá más que ojos de cinco años de edad. Porque yo no conozco cosa más bonita que una mirada inocente de niño.
Y no es extraño, dice Dios, porque Yo habito en ellos, y soy Yo quien se asoma a las ventanas de sus almas.
Cuando en la vida os encontréis una mirada pura, soy Yo quien os sonríe través de la materia.
En cambio, dice Dios, no hay cosa más horrible que unos ojos marchitos en un cuerpo de niño.
Las ventanas están abiertas y la casa vacía.
Quedan dos cuevas negras, pero dentro no hay luz.
Tienen pupilas, pero huyó la mirada.
Y Yo, triste, a la puerta, tengo frío, y espero, y golpeo.
y me pongo nervioso por entrar.
Y el de dentro está solo: el niño.
Se endurece, se seca, se marchita, envejece.
¡Pobrecito!, dice Dios.
¡Aleluya, aleluya!, dice Dios. ¡Abríos bien, los viejos!
Es vuestro Dios, el siempre Resucitado, quien va a resucitar en vosotros al niño.
Daos prisa, es la ocasión, moveos. Estoy dispuesto a delvoreros un hermoso rostro de niño, una hermosa mirada de niño.
Porque Yo amo a los niños, dice Dios, y quiero que os parezcáis a ellos.

Me tomo la palabra… Verdad

VERDAD (del latín, veritas)

1.- Según la RAE: conformidad de las cosas con el concepto de que de ellas forma la mente. Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa.

by Mingote

- A mí, lo que me molesta de las matemáticas es que sean tan dogmáticas (by Mingote)

¿Recuerdas las palabras de Jesús: “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”? Lo “civil” habla un lenguaje diferente del nuestro, del lenguaje de la fe. La reconciliación es difícil. También el propio Jesús, a Pilato (representante del poder civil en su época), le advierte: “Yo he venido al mundo para dar testimonio de la Verdad” . ¿Recuerdas cuál fue la respuesta de Pilato? Ahí va, pásmate: “¿Y qué es la Verdad?” (Juan 18, 37-38).

2.- Manual básico del laicismo: la “Verdad” solamente existe con minúscula: verdad. Se trata de la conformidad de algo con un concepto subjetivo (la mente, los sentimientos, los pensamientos). No la coincidencia con la “realidad”. Por lo tanto, la Verdad no existe. Este punto es muy importante: negar la Verdad y negar a Dios (lo absoluto, lo cierto, lo que existe por sí mismo) es lo mismo.

3.- Diccionario de lógica filosófica: si la Verdad existe, hay que bucarla y encontrarla. No le es lícito al hombre vivir al margen de una Verdad que sea absoluta. El hombre no puede vivir en la Mentira.

Si Dios existe, hay que buscarle. Si vivir en la Verdad es imitar el Evangelio de Jesús, los hombres no podemos ignorarlo ni conformarnos con “verdades pequeñitas” o “personales”. Si hay una Verdad, la misión del ser humano es encontrarla. Una Verdad de la que fiarse. Una Verdad trascendente. Una Verdad que no se negocie en un parlamento ni sea cosa de mayorías.

4.- Antonio Machado: la verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense alrevés.

5.- Un ejemplo que nos importa: ¿Por qué tiene el ser humano derecho a la vida? ¿Por ser algo intrínseco a su existencia: la vida humana? ¿O por ser un derecho otorgado por la sociedad civil, la comunidad internacional o una declaración de derechos? Es decir: el derecho a la vida, ¿es una Verdad humana o es una “verdad” definida por nosotros mismos y que depende de la época, de la opinión, del acuerdo…? Responde y piensa: ¿el aborto…?

6.- El reto del cristiano: ¿vivir en la Verdad o sucumbir a la Dictadura del Relativismo?

YO SOY LA VERDAD (Jn. 14, 6) es decir…

Nadie tiene AMOR + grande…

Hoy, viernes santo, creo que lo más apropiado es compartir este enlace:

Prospecto del crucifijo

¿Cómo se utiliza el crucifijo? ¿Qué es la Cruz de Cristo? ¿Para qué nos sirve a los cristianos? Pues lo tienes todo escrito con mucho Arte, como si del prospecto de un medicamento se tratara.

¡Que te aproveche!

Tags