Archive for September 2009

Poderoso caballero es Don Dinero

¡Cuántas veces abominamos del “materialismo” y el “consumismo” que gobiernan el mundo hoy! “¡Hay que cambiar las estructuras!”, decimos con frecuencia. La crisis que está haciendo estragos en todas partes ha hecho sonar las alarmas acerca de los “modelos económicos” y la importancia del dinero en la actualidad.

Pero la necesidad de asegurarse el futuro (evitando depender de Otro) está inscrita en el corazón del hombre desde siempre. Por eso Jesús fue tan sorprendentemente explícito sobre este tema (“No podéis servir a Dios y al dinero”, Lc.16, 13). Y por eso Francisco de Quevedo escribió su “Poderoso caballero es Don Dinero” hace unos cuatrocientos años.

¿No estará más bien el problema en ti y en mí? Aquí tienes un “Poderoso caballero es Don Dinero”, pero del siglo XXI.

Es portada en los diarios,

y gobierna el día a día.

Señor de la economía

desde tiempos legendarios.

En la crisis es primario

y en bonanza es el primero.

Poderoso caballero

es Don Dinero.

Cruza el globo con gran prisa.

Su importancia es capital.

Ha sido franco y real,

hoy es libra, peso y Visa.

Aunque quiebre la divisa

él es oro duradero.

Poderoso caballero

es Don Dinero.

Es hombre de letra y ciencia

de deporte, arte, cultura.

Porque el futuro asegura

y evita la dependencia.

¿Para qué la Providencia

si él la suple con esmero?

Poderoso caballero

es Don Dinero.

Dispensador de favores

para ateos y creyentes.

Pues no hay almas trascendentes

que resistan sus rigores.

Hoy servir a dos señores

es ya el credo verdadero.

Poderoso caballero

es Don Dinero.

Su nombre no se menciona

al hacer cuestionamientos,

pues domina sentimientos

y al más calmado apasiona.

Así, en silencio erosiona

la obra del Dios carpintero.

Poderoso caballero

es Don Dinero.

Con el Cielo incompatible

ya que no iguala la puja.

Por el ojo de una aguja

su trasvase es imposible.

Aunque piensa que es factible

aumentar el agujero.

¿Poderoso caballero

es Don Dinero?

QUERIDO HEDÓFILO…

En los años cuarenta del siglo XX, el escritor británico C.S. Lewis escribe sus “Cartas del diablo a su sobrino” (The Screwtape letters, en su título original en inglés), una novela que consiste en las epístolas que el viejo demonio Escrutopo envía a su sobrino Orugario, aconsejándole acerca de cómo tentar a un humano. El libro es altamente recomendable. En “MisionArte con Palabras” cogemos la idea y proponemos algunas nuevas cartas.

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, PORQUE ELLOS SERÁN CONSOLADOS (Mt. 5,4)

Querido Hedófilo:

Me escribes preocupado por tu próximo cometido con esos jóvenes que, a pesar de todo, perseveran en la religión. ¡No hay causa justificada para esa alarma! Es cierto que, como dices, el Enemigo les está poniendo todas las facilidades. ¡Tanto mejor! Recuerda que cuanto más protegidos se sientan, más sencillo será tu trabajo.

No voy a recordarte (sería una insensatez hacerlo, dado que pasaste con nota el examen de Teoría de la Tentación) que debes impedir que se acerquen con autenticidad a la más humillante de las derrotas que hemos sufrido nunca: la Cruz. Sé que la sola mención de su nombre te seca la garganta, pero te sorprendería saber la poca comprensión que los pacientes humanos experimentan hacia Ella. ¡No han entendido nada!

Ahora bien, para cumplir el objetivo específico de tu misión te daré algunas recomendaciones, fruto de mi propia experiencia.

  1. Procura que sientan pánico y frustración ante el mínimo dolor. Que huyan de él. Ya sabes que el Enemigo les ha enseñado que la… Cruz (disculpa, pero me cuesta incluso escribirlo) es el centro de su “obra salvadora”. ¡No permitas que lo crean! Recuérdales sus momentos de mayor placer (especialmente si procede de algún acto egoísta) e intenta que deseen ciegamente recuperarlos a toda costa, alimentando su “recuerdo” de felicidad. Tienes que servirte de la técnica, muy antigua ya pero que aun está de moda, de que asocien el dolor con la infelicidad. Te sorprenderá comprobar que es mucho más fácil de lo que parece a pesar de que, evidentemente, tal razonamiento no superaría un examen superficial. Nublar el juicio de un humano es pan comido para un tentador sagaz.
  2. Debes impedir a toda costa que tengan momentos de reflexión. En esos momentos es más probable que se den cuenta del vacío que dejan en ellos esas formas de “felicidad” que practican. En su lugar, alimenta sus ansias por consumir felicidad barata. Ya sabes a qué me refiero. Insiste en la idea de que las cosas del mundo les bastan. Colegas, fiestas, descontrol, televisión, videojuegos… Incluso, puedes llevar a cabo una obra maestra si insertas en ellos costumbres como las sonrisas ensayadas o la dinámica del “buen rollito” entre ellos. Permíteles pequeñas obras de repugnante Caridad… las suficientes para que crean que ya hacen las cosas bien. No empieces a preocuparte hasta que uno de tus pacientes renuncie verdaderamente a sí mismo por otra persona.
  3. Convence a tus jóvenes de que… “en el término medio está la virtud”. Esta frase nos ha dado ya muchísimas victorias en el pasado y sigue haciéndolo aún hoy. Hazles creer que la radicalidad del… Ev… Evan… ugh, me horroriza escribir esto… E-van-ge-lio… es cosa de otros tiempos, de otras épocas. Que piensen que los tiempos de auténticos santos y mártires son pretérito pluscuamperfecto. Por supuesto, nada que tenga que ver con sus vidas. Cruz florida

Finalmente, estimado Hedófilo, cuídate mucho de que no vivan el dolor con intensidad. He descubierto que, de lo contrario, combatirás donde el Enemigo es un verdadero experto. Insisto: acuérdate de que la… Cruz… fue un funesto “caballo de Troya” para el Padre del Abismo.

Tu cariñoso tío,

ESCRUTOPO

MisionArte con Palabras. ¡Empezamos!

Lo primero es lo primero: saludos a todo aquél que le preste algo de atención a este blog. Y gracias por hacerlo.

En este rinconcito vamos a intentar que te arrimes un poco a Dios a través de las palabras. Así que ésta será una sección de cuentos y de historias, de poesía y de ripios, de letras de canciones, de parábolas… Si te gusta leer cosas divertidas o curiosas, escritas con imaginación y, además, tener alguna excusa para pensar sobre algo, éste sitio te gustará (o eso espero).

Éste será un lugar para hacer Misión, porque procuraremos que sirva para acercar a cualquiera a Dios y anunciar la Buena Noticia de Jesús. Será también un espacio con Arte, creativo y original, a través de las Palabras. Así que aquí encontrarás “Palabras para MisionArte”.

Tus contribuciones e ideas serán bienvenidas. ¡Espero que te aproveche!

Poeta che leggi

Tags