mundo

Sacad a Jesús a las calles

Sacad a Jesús a las calles. A las plazas. A los centros comerciales.

Que se haga presente allá dónde el hombre respira

Que pueda dar vida a las vidas.

Que conocerte no es un pasatiempo privado

Quiero seguirte para estar en el mundo sin ser del mundo.

Con los aldoquines en mis rodillas y la mirada fija en ti.

Yo tengo un Dios

by quinn.anya

by quinn.anya

Si, ya lo se.

Me hablas de las riquezas de la Iglesia, de la pedofilia, de lo hipócritas que somos los cristianos y tristemente veo que no me entiendes. La cosa no va de eso, sino de que yo tengo un Dios.

Me puedes hablar de que es mejor darle al cuerpo lo que pide, que somos unos reprimidos, que a veces rozamos la idiotez…pero es que yo tengo un Dios.

Que pierdo el tiempo yendo a misa. Que me engaño en mis oraciones. Que no soy tolerante con los que están a favor del aborto. Que tengo una idea trasnochada de los hijos y la familia. Y me encantaría poder debatir contigo en la búsqueda de algún consenso, pero yo tengo un Dios.

Y me dices que no tengo porqué opinar sobre lo que está bien y lo que está mal. Que para eso ya hay leyes y que mi opinión, si nace de temas religiosos, no puede ser expresada como la de un ciudadano. Pero es que este ciudadano tiene un Dios.

Y ahí está precisamente el problema. Que tu no tienes un Dios, que no sabes lo que es eso (ni lo que te pierdes). Por eso no me comprendes. Por eso mis comportamientos sólo los puedes entender atribuyendome algún tipo de maldad, locura o estupidez.

Así que permiteme seguir incordiando. Seguir haciendo aquello que resulta incómodo, que denuncia, que no se calla, que pone en evidencia. Seguir haciendo cosas del pasado o ridículas que son así porque los periódicos quieren enterrarlas. Yo no sigo la prensa, sigo a Jesús.

Y tampoco me atribuyas nada bueno. Si perdono, tolero, trabajo con los pobres, doy mi tiempo, me sacrifico por mi familia, soy buen amigo o no rompo mi ética al hacer las cosas no es porque sea un gran hombre (o un gran estúpido por los tiempos que corren). Simplemente es porque yo tengo un Dios.

Y conste que te quiero. Que da igual como me caigas, pero te amo porque mi Dios me lo pide. Y por eso me encantaría que dejaras de creerte el centro del universo y te descubrieras pequeño, para que comprendieras que tú también tienes un Dios.

Y a ti también te ama.

La inmaculada concepción en la empresa

by luisperezbus.rm

by luisperezbus.rm

Se puede.

Se puede luchar contra sistemas inhumanos que explotan niños en el tercer mundo.

Es posible superar a altos directivos cabalgando a lomos de la montaña rusa de su ego y jugando a ser dioses con los destinos de miles de trabajadores.

Debemos pedir salarios más justos, mejores condiciones laborales.

La mujer acabará teniendo los mismos derechos laborales que el hombre y podrá ser femenina en su forma de dirigir la empresa, sin renunciar a su maternidad o a su matrimonio.

Habrá empresas dónde el talento sea la clave de la productividad. Dónde se busque triunfar a costa de buenas ideas y de buenos equipos por encima de recortes de gastos indiscriminados.

Se podrá llegar a casa a tiempo para acostar a tus hijos, para cenar con tu esposa. Tendremos tiempo para disfrutar del resto del día que nos queda fuera del trabajo.

Trabajarás con pasión, con ilusión, sintiéndote parte de un proyecto. Te realizarás con tu trabajo y disfrutarás también de tu trabajo.

Se acabará la angustia por el futuro.

Porque celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción, y esto supone que hubo una MUJER, que abrió el camino para que el mal y el pecado que nos toca y que no hemos hecho sea vencido. Para que las estructuras de opresión e injusticia que gobiernan este mundo no tengan la última palabra.

Porque ella es la que trajo la Palabra a este mundo, y esa palabra es AMOR.

 

 

Hazte misionero

by Iglesia de Valladolid

by Iglesia de Valladolid

Jesús dejó bien claro lo que había que hacer. Amar a Dios y al prójimo resumían la ley de muchos siglos de antiguedad.

No robarás, no matarás, perdonarás, no mentirás, ayudarás al necesitado y otros muchos que son más sutiles y que no están escritos son los mandamientos de Dios que todo cristiano ha de seguir en su camino de crecimiento espiritual.

Pero Jesús no contesta los porqués. Y hoy en día, cada vez con más fuerza, el mundo nos pregunta ¿Por qué?

¿Por qué he de renunciar a la ventaja inmediata de la ejecución de un enemigo, de una mentira que me encumbra, de no perder tiempo, esfuerzo o dinero ayudando a otro que jamás me lo devolverá?. ¿Por qué he de renunciar a todos estos atajos para lograr mis objetivos?.

En una sociedad cada vez más alejada del conocimiento de Dios, surgen millones de ídolos (Dinero, sexo, poder, comodidad, etc.) que solicitan a sus adeptos pagar el precio del pecado para poder seguir regalándoles los beneficios que les prometieron.

Y en medio de este caos, surge la figura del misionero. El misionero es aquel padre, madre, profesor, familiar, sacerdote, vecino, amigo, que te enseñó con su vida el por qué de seguir a Jesús. El ser humano es así de desconfiado. Necesita algo concreto para poder fijar su vida en lo trascentente.

Las vidas de tantos y tantos misioneros que viven en el mundo, pero sin ser del mundo, acallan los porqués de una sociedad escéptica con la ternura.

Celebrando el domingo mundial de las misiones (Domund) te invito a que pienses en convertir tu vida en misión y acallar todos aquellos porqués de la gente que te rodea. Aquellas preguntas que sólo tu vida y la de ningún otro alcanza a responder.

¿vamos bien?

En otros posts he hablado de la curiosidad que siempre he tenido por saber si el mundo va a mejor o a peor.

Resulta que existe un proyecto que lo mide científicamente… ¡Fantástico!

A finales de 2010 el Nodo Español del Proyecto Millennium ha coordinado la edición de la versión en castellano del Informe “Estado del Futuro 2010”, principal informe de publicación anual del proyecto Millennium. El Estado del Futuro de este año es otra extraordinariamente rica destilación de información para aquellos que se preocupan por el mundo y su futuro.

¿Está mejorando o empeorando el futuro? ¿Qué queremos decir – específicamente – cuando decimos que está mejorando? ¿Cuáles son los indicadores? ¿Cuáles son las variables que podrían ser medidas en el tiempo para ver el progreso o el retroceso? ¿Pueden dichas variables agruparse en una especie de índice como por ejemplo el índice del coste de la vida? Estos son algunas de las preguntas que abordó un panel internacional de expertos escogido por los Nodos del Proyecto Milenio de todo el mundo para ayudar a crear el Índice del Estado del Futuro Anual, SOFI, (por sus siglas en inglés – State of the Future Index). Los resultados del SOFI se publican desde 2001. Hasta hace poco, el SOFI mostraba que el futuro en general estaba mejorando, aunque no tan rápidamente como lo había hecho en los últimos 20 años. El año pasado, debido a la crisis financiera global y la consiguiente recesión, el SOFI mostraba un escaso progreso para el futuro cercano.

Una revisión de las tendencias en las 30 variables empleadas en el Índice del Estado del Futuro Global del Proyecto Millennium nos brinda la “tarjeta resumen para la humanidad” que se muestra a continuación:

Dónde estamos ganando:

1.- Mejora en fuentes de agua (% de población con acceso)

2.- Tasa de alfabetización, del total de adultos (% de la población de más de 15 años)

3.- Matrícula estudiantil, educación secundaria (% bruto)

4.- Ratio de pobreza con menos de $ 1.25 al día (PPP) (% de la población en países menos desarrollados)

5.- Crecimiento de la población (% anual) (disminución se considera positiva en algunos países y negativa en otros)

6.- PIB per cápita (en US$ constantes del 2000)

7.- Médicos (por cada 1000 personas)

8.- Usuarios de internet (por cada 100 personas)

9.- Tasa de mortalidad infantil (por cada 1000 nacimientos)

10.- Esperanza de vida al nacimiento (en años)

11.- Proporción de puestos ocupados por mujeres en los parlamentos nacionales (%)

12.- PIB por unidad de gasto energético (en PPP $ constantes de 2005 por kg equivalente de petróleo)

13.- Número de principales conflictos armados (con muertes superiores a 1000)

14.- Disponibilidad de comida (cal. per cápita)

Dónde estamos perdiendo:

15.- Emisiones de CO2 (miles de toneladas)

16.- Anomalías globales en la temperatura de la superficie

17.- Población que participa en elecciones (% de población en edad de votar – 15 países más grandes)

18.- Desempleo, total (% de la fuerza de trabajo)

19.- Consumo de energías fósiles (% del total)

20.- Niveles de corrupción (15 países más grandes)

21.- Personas asesinadas o heridas en ataques terroristas (número total)

22.- Población refugiada por país o territorio de asilo

Dónde se aprecian ligeros cambios:

23.- Prevalencia total de VIH (% de la población entre 15 – 49 años)

24.- Tasa de homicidios

25.- Gasto en investigación y desarrollo (% del PIB)

Dónde existe incertidumbre:

26.- Países que producen o planean producir armas nucleares (número total)

27.- Población en países con un sistema de libertades civiles (% de la población mundial total)

28.- Superficie forestal (% de la superficie terrestre)

29.- Servicio de la deuda total (% del PIB) ingresos bajos y medios

30.- Número de enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes

Para mayor información, consúltese el Informe “Estado del Futuro 2010”, el vídeo de esta página “Jerome Glenn at Google” o la página Web del Proyecto Millennium.

La aprobación de un padre

¿Alguna vez habéis sentido que haceis lo correcto, y que por ello os cae un marrón?

Denunciar una injusticia, quedar atrás por seguir las reglas, parar en la carrera para ayudar al que se queda rezagado, compartir lo logrado y al final quedarte con menos… Todos cosas muy correctas, pero que al final te provocan un marrón.

Y no puedes evitar sentirte idiota, abandonado, solo. Aunque solo sea un poquito.

Pero en esas ocasiones, si aparece tu padre o tu madre y te dice “bien hecho, hijo”, se te hincha el pecho y te da igual el resultado. Tus padres te apoyan. El resto del mundo se equivoca.

Nos guste o no tenemos la herencia de mirar a nuestros padres después de hacer algo, para recibir su aprobación. Con la edad se va curando, pero está grabado a fuego en nuestro ADN. Nos sirvió durante la evolución para sobrevivir y no podemos quitárnoslo de encima tan fácilmente.

Pero ocurriendo lo mismo con Dios, apenas vamos a buscarlo ¿Paradójico verdad?

Tienes al alcance de tu mano (concretamente de tu oración) recibir la aprobación de tu padre justo cuando más lo necesitas por defender los valores del reino. Te servirá para hinchar el pecho, salir adelante, restarle importancia a las consecuencias, valorarte y mejorar tu autoestima.

Si va a resultar que la oración es un buen invento….

No se puede agradar a todo el mundo. (Idea irracional 1)

by schaeldelbach

by schaeldelbach

Un prestigioso psicólogo (Albert Ellis), descubrió que gran parte de nuestro sufrimiento lo generan nuestros pensamientos, y que dentro de estos, hay una serie de ideas, totalmente irracionales, que casi todo el mundo tiene y que lo único que generan es frustración.

Todos las tenemos en mayor o menor medida. Incluso se han creado test para evaluarlas.

¿Por qué quiero compartirlas en este foro?. Porque el Evangelio es vida, no terapia. Hay que separar la paja del grano. A Dios lo que es de Dios, y a la psique, lo que es de la psique, y muchas veces mezclamos, y la cosa se complica enormemente.

La primera de estas ideas es que “es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”.

¿Cuántas veces sometemos nuestra fe a la aprobación de alguien (un cura, un hermano, alguien con quien tengamos algún tipo de temor reverencial)?.

ERES LIBRE.

Si, la cosa es así de dura. Te puedes equivocar, caer, levantarte, acertar. Pero lo harás tú. Por muy triste que nos parezca, no hay dos caminos iguales en la fe. Puede oír orientaciones, consejos, recibir correcciones… pero es tu camino. Te toca descubrirlo.

Y si sigues tu camino, y no el de nadie más, eso supone que automaticamente nadie más (a no ser que sea especialmente trascendente, que haberlos haylos) va a aprobar tu camino ya que no sirve para avanzar en el suyo. Si, incluso en la fe corres el riesgo de ser instrumentalizado. Es lo que tiene formar parte de la humanidad, que nada es perfecto.

Obviamente en tu camino la obediencia es importante, pero esta santa herramienta se prostituye si se utiliza para agradar a todo el mundo (o al jefe).

Si intentas agradar a todo el mundo te encontrarás con esto:

– Es una meta inalcanzable, por lo que gastas energía en algo que no vas a conseguir nunca.

– Si necesitas la aprobación, no eres libre. Si no eres libre, no estás haciendo la voluntad de Dios. Difícil, pero sencillo.

– Si lo consiguieras (que insisto es imposible), tendrías que hipotecar toda tu felicidad en mantenerlo. Tendrías que ser servil, y renunciar a tus propios deseos.

– El miedo a no conseguirlo, te haría un pelele inseguro, lo que te denigraría a los ojos de los demás y te alejaría aún más de conseguirlo.

– No es malo desear la aprobación. Lo irracional es tener una necesidad.

Y te digo por experiencia que se sobrevive. Si, no eres nada, no te quieren… ¿y qué?. Es frustrante pero hay vida más allá. Hay vida en tus propias metas, en tus objetivos, en tus deseos.

Y hay abundante vida en Dios, y en lo que tiene pensado para tí y te pide a gritos con tu vocación. En las cosas de Dios, mejor sólo que mal acompañado.

No eres raro, eres cristiano.

A Cristo no había quién le entendiera. Un día curaba, otro día huía de los que le pedían curaciones. Un día echaba mercaderes, otro día se dejaba crucificar como un manso cordero. Un día hablaba de los tiranos, otro día evitaba entrar en temas políticos…
El mejor síntoma de que sigues a un Dios vivo, es que tienes movimientos contradictorios a los ojos de los demás.
Eres vago, borracho, pero al día siguiente trabajador, espiritual.
Al final, seguir a un Dios vivo supone no tener un “piloto automático” en tus ideas. El es que el dirige, tu sólo te limitas a seguir con su plan (que existe, aunque desde aquí abajo no se pueda ver con claridad). A veces importa la justicia, otras la caridad, otras el amor… Y ninguna de ellas es facil de comprender a los ojos del mundo.
Y precisamente esa flexibilidad para cambiar de sentido en cada momento atendiendo a la voluntad de Dios, te hará ser víctima de todo tipo de represalias.
Porque los comunistas no te considerarán de los suyos, porque los capitalistas tampoco. Porque los ecologistas mantienen algunas posiciones contrarias a tu fe, pero te manifiestas por cuidar la naturaleza de manera radical. Porque crees firmemente en la mujer (y en todo ser humano), pero no eres feminista. Porque aborreces la pobreza, pero amas a los ricos. Porque admites que la situación es insostenible, pero no tienes ira en tus palabras.
Por estas y por otras muchas cosas, vas por la vida dando miedo. Nadie estará a tu lado, porque no saben hacia dónde irán encaminados tus próximos pasos. No eres nada parecido a la tipología de ideas y comportamientos que el ser mundano haya conocido antes.
Al no ser fiel a los intereses de cuantos te rodean, siempre serás raro. Los extraordinarios en vida ganaron el calificativo siendo muy útiles al colectivo imperante.
Pero entre todo este desconcierto, mirar hacia arriba y ver a tu padre orgulloso sonriendo… simplemente no tiene precio.

¿Qué pasa cuando acaba el anucio?

by videocrab

by videocrab

Anuncio de telefonía móvil para autónomos: Un señor encorbatado, atractivo, activo dirige una reunión. Día y noche trabajando siendo todo un “triunfador”.

Anuncio de coche:  Un joven llega a la escuela, y mientras todos los padres se llevan a sus hijos a casa con cara de circunstancia, el protagonista se lleva a la profesora. El resto le mira con envidia. Todo un “triunfador”.

Anuncio de suavizante: Chica joven anda preocupada por una entrevista de trabajo, y luego, tras ponerse suavizante, triunfa al llegar ante la mirada de todos los hombres de la oficina.

¿Como será la vida de algunos protagonistas de anuncios cuando este acaba?

¿Pensará el alto ejecutivo en tener hijos o mujer y estar con ellos alguna vez? ¿Por qué no muestran en el anuncio sus problemas para conciliar el sueño y su úlcera?

¿Alguien sabe de cómo será la vida de ese chico dentro de unos pocos años? ¿Con cuantas profesoras podrá salir cuando ronde la cicuentena y siga soltero? ¿Cambiarán las miradas de los padres, de envidia a lástima, cuando los niños chillones te den un beso de buenas noches y te digan que te quieren?

¿Alguien de los deslumbrados en el anuncio se fijará en el currículum de la mujer con el pelo más bonito del mundo? ¿Llegará a directiva? ¿La tendrán en cuenta para algo más que para ser un florero?

Continuamente nos muestran modelos de vida en los anuncios. Siempre atractivos, siempre deslumbrantes. Pero contradictorios.

El tiempo y los recursos son limitados, y no se puede ser todo a la vez, o no al menos con éxito total. Padre, trabajador, marido, juerguista, deportista, intelectual, millonario, solidario, tierno, jefazo, etc.

Y Dios ya te llamó a algo. Probáblemente sin focos, sin luces, sin chica guapa al final, sin “triunfo” ante los ojos del resto. Pero es lo que te toca, y sólo tu lo puedes llevar a cabo. Ante un mundo que te invita a que seas algo grande, todo un Dios te pide que cada vez seas más pequeño.

No intentes vivir como en los anuncios. Mejor intenta anunciar lo que vives.

¿Sabías?

¿Sabías todo lo que muestra este vídeo? ¿Qué respuesta cristiana estamos preparando para este mundo que ya está aquí?

Quizás los cantos con guitarritas a tres por hora, las reuniones de catequesis delante de un libro, los sermones magistrales,  no sean suficientes para afrontar esta auténtica revolución histórica en la que estamos inmersos. Es obvio que nuestras estructuras, cargos, funciones tienen más que ver con el medievo que con la era de las redes sociales. ¿Qué sentido tiene controlar lo que se dice de Dios a través del nihil obstat o el secuestro de un libro polémico sobre teología en plena época del pdf, de los blogs y de los foros?

Dios es eterno y es el señor de la historia, lo cual tranquiliza, pero la clave es… ¿Cómo le vamos a ayudar a hacerse presente en esta nueva era? ¿Cómo nos estamos preparando para el pasado mañana?

PD. Dos días después, me escribe un amigo que no termina de entender este post. Mi intención era hacer pensar sobre las herramientas que estamos usando para evangelizar, y denunciar que, básicamente, y salvo honrosas excepciones seguimos con las mismas herramientas que hace 50 años (o incluso más) para afrontar una época que ya ha llegado, y que va a mil por hora.

Categorías
Historial
Etiquetas
Usa este blog