libertad

Deberían prohibirlo. La libertad guiando al pueblo

la libertad guiando al pueblo

La libertad guiándo al pueblo. Eugene Delacroix

Según la CEOE cada año en España se llenan un millón de páginas con nuevas normas. Una diarrea normativa enferma por igual a lo largo y ancho de occidente.

Moisés tuvo diez mandamientos. Y Jesús, cuando vio que empezaban a hacerse un lío entre leyes, reglamentos y disposiciones no le quedó otra que resumírselas en dos.

Dios, entre un mundo perfecto sin pecado y un mundo libre, eligió el segundo. El sabrá por qué, que para algo es omnisciente, pero debería merecer la pena seguir su camino.

La realidad es que al ser humano le aterra la incertidumbre. El ser humano es un ser vivo diseñado para la supervivencia, y todas esas estructuras neuronales que tenemos en la cabeza echan chispas en el momento en que nos sacan de nuestra zona de confort. Cuando es para hacer un deporte de riesgo es un subidón, pero cuando es para aguantar al compañero de trabajo que me deja en evidencia con el jefe la cosa ya no es tan agradable.

La libertad propia nos da miedo. El índice de jóvenes que quieren ser emprendedores es mucho menor que el de los que quieren ser funcionarios. En una época de bonanza como la que vivimos ¿Cómo va a ser la mejor opción para la supervivencia el arriesgarse?. Si nos garantizan (o simplemente prometen) seguridad, comodidad, confort y salud nuestras neuronas paleolíticas babean de gusto, y regalan a precio de saldo cualquier atisbo de libertad. Logran evitar esa libertad incómoda en la que nada está garantizado (pero todo es posible).

Y si nuestra libertad nos da miedo la libertad del otro nos aterra.

Y los analfabetos de la vida que hoy dirigen los destinos de los pueblos, obedecen esas millones de neuronas votantes que les suplican que, por favor, tomen de ellos lo que quieran, pero que le quiten todo el riesgo a su vida.

¿Se han fijado que cuando un tonto hace un disparate (uno que nunca había ocurrido), al día siguiente ya hay una norma prohibiendo algo para que no vuelva a pasar?. ¿Y que el resto de los no tontos de repente ya no pueden hacer algo que antes podían hacer simplemente porque lo hacían con sentido común? Es impensable que algún líder occidental diga: son cosas que pasan. Intentaremos vigilar, pero no vamos a quitarle libertades o complicarles la vida a todos los que nunca lo han hecho mal, porque la gente es libre.

Y esto es verdadero o falso según los grados. Si hablamos de matar, es obvio que prohibir es necesario. Pero empezamos a prohibir lo que nos mata, luego lo que nos daña, y acabamos con lo que nos molesta. Y ya los niños no pueden jugar a la pelota en las plazas, no se puede pescar sin licencia, tener un perro sin chip, escribir un twit ofensivo, un libro, una canción, un artículo.

Lo que nos mata es muy limitado. Lo que nos daña es bastante amplio. Pero lo que nos molesta es infinito. Y molestan, y mucho, las ideas, los colores, los sentimientos, los pensamientos….

Paradójicamente, cuanto más cómodos estamos, más cantidad de cosas y menos importantes nos molestan. Y siempre las del otro, por supuesto.

Los cristianos sabemos que al otro hay que amarlo, no prohibirlo. Y en estos tiempos, nos toca hacer apostolado de la libertad.

El hombre es bueno o malo por naturaleza

Según Sócrates o Rosseau el hombre es bueno por naturaleza.

Según Hobbes el hombre es malo por naturaleza.

Cuando hablamos de si es bueno o malo, nos referimos al aspecto egoísta. A la capacidad de renunciar al bien propio para regalar el bien ajeno o por el contrario a la opción del beneficio propio por encima del bien común o del prójimo.

Es probable que bueno o malo no se nace, se hace.

¿El ser humano es bueno o malo por naturaleza? El ser humano no es esclavo de una serie de acontecimientos que le acaban derivando a la bondad o la maldad. El ser humano es libre para ambas.

Podemos imaginar una persona que incluso en las peores situaciones opte por la generosidad sin límite. Los cristianos con Jesús lo tenemos fácil.

También podemos imaginar una persona que opte sistemáticamente por lo que más le conviene sin importarle las consecuencias que traiga para el resto.

Podemos imaginar cientos de millones de personas que, víctimas de injusticias o actos de caridad realizados por otras personas con las que se entremezclan, día tras día se deben elegir la respuesta a las mismas: la bondad o la maldad.

Esta reflexión es importante. No es una simple teoría filosófica porque nos interpela en lo siguiente:

– Nuestros actos no son aislados. Tienen repercusiones. Se suman a miles de millones de acciones que configuran el mundo en el que vivimos. Algunas de ellas, en solitario o junto a otras muchas se prolongarán durante años afectando a generaciones futuras. Nuestra opción día tras día, es nuestra aportación y la huella que dejaremos en nuestro paso por este mundo.

– Hay gente mala. ¡Atención Cristianos, hay gente mala en el mundo!. Hay gente que hace una opción libre y sin complejos por hacer el mal. Conozco muchos cristianos que vivien en un mundo de fantasía y se sorprenden cuando se topan con la maldad humana y esto les ocurre porque para amar al prójimo recurrieron al truco de pensar que, los malos, eran en realidad buenos que no podían obrar de otra manera. Los cristianos amamos a los malos, pero no porque sean buenos travestidos, sino porque son hijos de Dios.

Por lo tanto, hay que ser astutos como serpientes porque hay malos, y hay que andar con cuidado. Especialmente en no convertirse en uno de ellos.

 

Descender la pirámide de Maslow

by wikipedia

by wikipedia

¿Qué nos mueve? ¿Qué nos motiva?.

Según Abraham Maslow, el ser humano en realidad vive motivado escalando una pirámide de necesidades. Primero satisface las más básicas, y luego aspira a las más superiores.

A medida que cumple con las primeras, es decir, que tiene cubiertas las necesidades de respiración, alimentación, descanso, etc pasa a la seguirdad, luego a la amistad, más tarde al reconocimiento y finalmente a la autorealización.

Obviamente, la teoría tiene sus críticas basadas en que no son exáctamente esas necesidades, ni están en ese orden. Pero no deja de ser una teoría ampliamente utilizada para intentar motivar e influenciar en las personas.

Acaso el ser humano es un ser encadenado a la búsqueda permanente de satisfacer sus necesidades. Parece que sí. Deseamos algo, y según lo conseguimos, ya estamos deseando otra cosa.

¿Y los santos? ¿Cómo encajan con estas teorías?

¿Cómo se explica con estas teorías el martirio? ¿Cómo se explica el final de San Maximiliano Kolbe, la vida de San Francisco de Asís, o la opción por los más pobres de Teresa de Calcuta?

La razón está en Jesús. El rompe con las cadenas de una vida centrada en satisfacer las propias necesidades, e introduce un elemento nuevo: el prójimo.

Por el otro, renunciamos al sexo, al afecto, a la seguridad, a la alimentación, incluso a la propia vida. Por el otro, dominamos nuestra infinita necesidad, para complacer la del prójimo. El Amor, rompe con las cadenas de la muerte.

Si estás leyendo esto, probáblemente estés ya en la última etapa de la pirámide. Quizás estés intentando satisfacer tus necesidades morales, intentando resolver los problemas del mundo o algo así.

Te propongo un ejercicio espiritual definitivo. ¿Qué te parece descender la pirámide, escalón por escalón, renunciando a satisfacer todas esas necesidades por el prójimo?

La revolución ha comenzado.#wikileaks

Pero no les tengan miedo. Nada hay oculto que no llegue a ser descubierto, ni nada secreto que no llegue a saberse. (Mt 10, 26)

Comienza la revolución.

Tenemos una idea incendiaria: Internet como lugar dónde lanzar con total anonimato a la luz pública todas las verdades incómodas sobre gobiernos, organizaciones y religiones.

Tenemos un detonante: Tras publicaciones sobre Guantánamo o BP, la publicación de más de 250.000 comunicados de las embajadas norteamericanas dónde informan de todo tipo de trapos sucios mundiales. Leyes aprobadas por gobiernos independientes bajo presión de lobbies o de otros paises más poderosos, procesos judiciales en países democráticos apartados por influencias, asesinatos, torturas y malos tratos acallados, prensa comprada, connivencia con narcotraficantes. Un auténtico ejercicio de acercar la mierda al ventilador.

Tenemos un mártir. Julian Assange. Una persona que tras ser acusada de mantener relaciones sexuales consentidas, pero sin preservativo (esa fue la parte no consentida, y en Suecia puede ser delito) con dos feministas que después del acto le hicieron una fiesta en su honor y le pagaron un billete de tren respectivamente, vió como su caso era archivado por la fiscaí­a de la ciudad dónde ocurrieron los hechos. Y posteriormente vió como otra fiscalía de otra ciudad ajena a la situación reabría el caso. Una persona que ha visto cómo se ha dictado una orden Internacional de búsqueda y captura a través de la Interpol, simplemente porque la fiscalía de uno de países con un tratado de extradición con EEUU más cooperador, quiere llamarlo para tomar declaración (sobre cómo hizo o no el acto sin preservativo con dos chicas). Que se entregó a la policía, y vió cómo le encarcelaban durante más de una semana, sin posibilidad alguna de libertad bajo fianza.

Tenemos un imperio. Un senador americano pidiendo su muerte. Un banco suizo que bloquea la cuenta de Julian porque no consignó su domicilio verdadero en los datos de su cuenta. Un grupo que derriba su página web. Un servidor: Amazon, que tras alojarlo, le deniega el servicio. Empresas mundiales de medios de pago (pay pal, Visa, MasterCard), que bloquean sus cuentas e impiden que cualquiera pueda ayudar económicamente a wikileaks. Una red social : twitter, que elimina de la lista de temas de alta actualidad o trending topics las palabras wikileaks, cablegate, Julian Assange  (¿Por que el sueco portavoz de la organización no usó un condón, que es lo único de lo que se le acusa formalmente?).

Tenemos un levantamiento. El fundador de “The pirate bay” le facilita un medio alternativo para que le puedan seguir llegando fondos. Grupos organizados como Anonymous (asociación en contra de cómo funcionan actualmente los derechos de propiedad intelectual) y el portal para compartir fotos 4shared están organizando un ejército virtual de ordenadores para “bombardear” virtualmente las páginas web de las cabezas del imperio. A estas horas parece que ya han tumbado la página web del senador, del banco suizo, de mastercard, y creo que la de pay pal en una guerra de guerrillas coordinada por Internet. Más de 1000 voluntarios, han donado sus servidores, para publicar la web wikileaks que fue derribada, causando un efecto multiplicador. Los archivos de wikileaks se propagan por Internet guardándose en discos duros y páginas web, cifrados por una clave que será soltada si le ocurriera algo a Julian. Se hace un día de huelga en twitter por la censura, y miles de personas ya llevan “free Assange” o el logo de wikileaks en sus perfiles de facebook. La página web de wikileaks en facebook ya tiene más de 1.000.000 de amigos.

Y todo lo gordo en la última semana. Vertiginoso.

Y no ha hecho más que empezar. Porque el problema no es Julian. Es la idea de un mundo más transparente al alcance de tu PC.

La revolución ha comenzado, porque lo que hay detrás de ella es una idea, y estas cuando brotan, ya no se pueden frenar. De eso los cristianos sabemos bastante.

Este blog no es sobre política sino sobre espiritualidad. Pero es un blog, y disfruta de una libertad y difusión imposibles si no fuera por Internet y su neutralidad. Hoy son persecuciones y conflictos políticos, pero mañana pueden ser religiosos o raciales.

Por ello, sin entrar a valorar el comportamiento de Julian Assange en su esfera privada, nos vemos moralmente obligados a dar a conocer este asunto. Defendemos la libre circulación de ideas por la red. Una red dónde cabemos todos, y dónde todos podemos hablar y denunciar. Manifestamos el repudio más absoluto a todo tipo de censura o prohibición en Internet llevada a cabo por empresas, gobiernos, organizaciones, etc, fuera del cauce de la vía judicial, con procesos justos en los que la presunción de inocencia esté garantizada.

La obediencia cristiana

by Michelangelo_Buonarroti

El profeta Jeremías - Michelangelo Buonaroti

Aunque parezca una paradoja, ser cristiano consiste primero en descubrirse totalmente libre para luego esclavizarse por los hermanos. La clave del mensaje no está en la sumisión, sino en descubrir la infinita libertad de Dios.

Por eso, para los que están atados al mundo, la cruz, el dolor, el sufrimiento por el prójimo supone una locura. Los que pertenecen al mundo apeneas han logrado acumular un vaso para calmar su sed de trascendencia, y el meterse en esos desiertos del dolor y de la muerte resulta suicida.

Sólo pueden agarrarse a la estupidez, a la vejez, al borreguismo, a mentes manipuladas, a una conspiración de ultrapoderosos clanes sacerdotales, al código davinci, a los intereses pedófilos, a la porquería que aparece de vez en cuando. No encuentran la lógica a seguir al Dios de los pobres, y a volcar tu vida y convertirte en pobre a los ojos del mundo.

Imaginen el escándalo si los del mundo descubrieran que en una fase avanzada en este camino espiritual, la obediencia cobra una gran importancia.

Y a ti que lo sabes, va dirigido este post.

Se cual es tu duda: Por un lado, debo obedecer. Por otro, debo renovar lo que hay. Obviamente la respuesta vendrá tras un serio discernimiento, pero me atrevo a darte algunas claves:

– ¿Te crees de verdad que Dios es todopoderoso? Si así lo es y quiere la renovación…¿Por qué un superior, un cura, un coordinador, un hermano son capaces de frenar su obra?¿Por qué no te ha colocado en el lugar y momento apropiado para que cambies las cosas?. Si la realidad es cómo es, lo mínimo que puedes hacer es cuestionarte con humildad si Dios tendrá otros planes diferentes a los tuyos o al menos no tan inmediatos.

– Dios es todo perdón y reconciliación. En tus planes de renovación… ¿Hay víctimas o humillados?

– Es obvio que la historia de la salvación está llena de profetas, y que debes de responder a esa llamada. Pero todos sufrían mucho cuando les caía el marrón de tener que hacer la voluntad de Dios. No querían, huían. ¿No te parece extraña esa satisfacción que te nace sólo de pensar que debes poner las cosas (o a las personas) en su sitio?.

– Por otro lado, Dios es el viento calmado, no la tormenta o la tempestad. Si la casualidad es la firma de Dios cuando quiere pasar inadvertido… ¿Dios no se podría valer de la casualidad para cambiar las cosas? ¿Por qué en esta cruzada ha de llevar megáfono?

No te amargues con la obediencia, profundiza en la libertad de Dios, y una vez gozada y descubierta en el hacerse esclavo por amor, y todas las cuestiones terrenales, en vez de enfrentarse, bailarán en armonía.

El dinero crea adicción

www.troll.es

www.troll.es

Imaginemos el dinero como un canal de televisión de pago.

Es un canal fantástico. En este canal puedes ver lo que quieras, cuando quieras y cómo quieras. ¡Diversión asegurada!.

Podrás satisfacer tus más bajos instintos, o colaborar con las causas más sublimes porque una de las ventajas que tiene este canal es que se adapta totalmente a tus gustos y necesidades.

Además, te facilitará miles de trucos que te hacen la vida mucho más sencilla: comida a domicilio, guardería para tus hijos, herramientas para mejorar tu belleza y los mejores profesionales de la medicina a tu servicio. ¿Quién no querría un canal como ese?.

Este canal se oferta por un precio asequible para cualquier bolsillo, ya que el pago se hace no en dólares o en euros, sino en dedicación. Cuanto más tiempo estás conectado al canal, consigues el acceso a más servicios premium.

El problema es que desde antiguo, las autoridades sanitarias han advertido seriamente de que este tipo de contenidos genera adicción. Es una pandemia en nuestros días el grupo de personas adictas al canal.Ya son miles de millones en el mundo que no hacen otra cosa que pasar sus días frente al televisor. Las consecuencias son fulminantes: insomnio, desarraigo familiar, conversaciones y relaciones exclusivamente centradas en el canal y los adictos al mismo, pérdida de control por la búsqueda compulsiva de este canal, negación y autoengaño de esta adicción, etc.

Según la Wikipedia, adicto e s un estado psicofísico caracterizado por un impulso irreprimible por consumir algo en forma continua, a fin de experimentar sus efectos psíquicos y, en ocasiones, para aliviar el malestar producido por la privación de éste (síndrome de abstinencia).

La comodidad, el lujo, el poder, la evasión de los problemas reales y el reconocimiento social que genera en el usuario la dedicación a este canal de televisión, son efectos altamente adictivos para la configuración neuronal del ser humano. Ataca directamente a las zonas más sensibles del cerebro y las marca definitivamente.

¿Cómo saber si se ha caido en esta adicción? El tema es bastante complicado, porque un adicto difícilmente se reconoce como tal, y además, en la adicción hay grados.

A continuación le mostramos un cuestionario que puede servir para detectar este tipo de adicciones.

  1. ¿Cuándo fue la última vez que disfrutó perdiendo el tiempo?
  2. ¿Cuántos trabajos gratuitos realiza a lo largo del día, es decir, tareas que no le vayan a suponer algún tipo de reconocimiento o recompensa y que nadie sepa que las hace?
  3. ¿Cuánto tiempo ha dedicado la última semana a planificar la próxima?
  4. ¿Cuando fue la última vez que estuvo una hora seguida contemplando la naturaleza (no valen fotos, ni videos, ni documentales?
  5. ¿Cual fue el último tiempo que compartió con alguien y en el que disfrutó sin haber arreglado nada o haber hecho nada productivo?
  6. ¿Cuantos amigos realmente pobres tiene (que sean realmente amigos, claro)? ¿Su círculo social más cercano también está formado por adictos al dinero?
  7. Seguro que se te ocurren miles de preguntas más para este cuestionario.

¿Por que no apagas unos días la tele?

La gran diferencia

¿Qué diferencia el código de conducta de un Cristiano, del de una buena persona?

La diferencia es que una persona justa, daría la vida por una víctima de una injusticia. El cristiano la da por la víctima y por el verdugo.

En millones de ocasiones, el mensaje del Evangelio se reduce a “ser bueno”.  Muchos creyentes, lo van reduciendo a “ser apañadete”, ya que ser simplemente bueno ya es bastante costoso. Esto, hace que los no creyentes entiendan que esto de Jesús, es más de lo mismo, pero mucho más rancio.

Seguír a Cristo, es una adhesión a un proyecto, a una persona. Al contrario de lo que muchos piensan, un cristiano no tiene un código cerrado de cosas que puede o no hacer (“ama y haz lo que quieras” San Agustín).

Esto, aunque parezca de idiotas, conlleva una gran libertad. Al no estar de parte del oprimido ni del opresor, sino simplemente luchando contra la injusticia, te permite observar la acciones reprochables del oprimido, y la parte salvable que queda en el opresor. A fin de cuentas, nuestro único compromiso es con la verdad. Nuestra causa, es el ser humano en plenitud.

Obviamente nadie está a la altura, y si no se cree con cierta firmeza en que esta vida no es “la vida”, y que existe una resurrección para el bien por encima de la muerte que causa el mal, no tendría sentido alguno portarse así. El miedo a la muerte o a perder aquello a lo que hemos dedicado una vida sería la actitud lógica, la precavida.

Es un amor tan abrumantemente disparatado, que las propias fuerzas de cada uno no bastan. Es necesario un poco de sobrenaturalidad, y por ello es necesario que las fuerzas para llevar a cabo una vida acorde a estos principios, venga de Dios y no de nuestras fuerzas. Pretender lo contrario, es como intentar salir de un hoyo tirando de nuestros pelos hacia arriba.

Categorías
Historial
Etiquetas
Usa este blog