Sexo y cristianismo

7336163426 9b20e87653 m Sexo y cristianismo sexo noviazgo moral matrimonio Iglesia cristianismo afectividad

¿Cómo es el sexo cristiano? ¿Cómo se trata el sexo en el cristianismo?

El siguiente post, aunque largo, intenta ser una explicación con un lenguaje asequible de la postura de la Iglesia sobre las relaciones sexuales. Borra tu mente de prejuicios, de justificaciones, de complejos y de autoengaños para captar la verdadera esencia sin caer en los tópicos. Estamos hablando de cómo ve la doctrina cristiana las relaciones sexuales. Es la forma de pensar y vivir de millones de personas, y aunque no pienses igual, merecen respeto en sus ideas, porque es una posición coherente con sus creencias que vienen de experiencias muy profundas.

Para empezar a comprender la postura de un cristiano respecto al sexo, debes conocer primero lo que promueve el Dios con el que tratan (para ellos está vivo, puedes hablar con él) y al que siguen los cristianos.

¿La religión cristiana reprime el sexo?

La religión cristiana es la religión de la libertad. Es una lucha constante por liberarnos de las esclavitudes exteriores, pero de manera aún más importante, de las interiores. “Todo está permitido, pero no todo es conveniente” es palabra de Dios, y “Ama y haz lo que quieras”, es un resumen de San Agustín (que tiene el honor de ser uno de los pocos doctores de la Iglesia).

¿Es el sexo algo sucio o pecaminoso?

El sexo como creación de Dios, es algo bueno para el ser humano. El sexo es algo muy grande, y los cristianos deben darle la importancia y el respeto que merece. El sexo no es negativo. De hecho, el sexo, como cosa externa no ensucia moralmente al ser humano. Es el corazón del ser humano, sus pasiones e intenciones respecto al sexo las que puede ensuciarle moralmente. Date cuenta de que el cristianismo es un camino espiritual, una religión, que una vez se quiere avanzar en él, cambia la forma de vivir y de ver la vida. No es un simple catálogo de normas.

¿Qué pasa con las ganas que tengo de sexo?

El objetivo último de esta religión es el Amor. Y para llegar al Amor más grande por el prójimo o por tu pareja (El Dios de esta religión sacrifica su propia vida por la humanidad), hay que negarse a sí mismo, a los propios deseos y a la propias apetencias. En las apetencias sexuales, hay que ejercer la castidad, que no significa no hacer sexo y punto sino la virtud que gobierna y modera el deseo del placer sexual, supeditándolo al Amor más desinteresado y puro por la pareja o por el prójimo (en el caso de los célibes o no casados). Igual que esta religión te dice que perdones a tu enemigo setenta veces siete aunque no te apetezca, te dice que te aguantes las ganas de sexo si no es por Amor a tu pareja.

¿Y si estoy muy enamorado/a?

Dentro de esta concepción del Amor, el amor de pareja se proyecta para toda la vida. En los tiempos de Jesús, había dos palabras para hablar de amor, y la palabra que utiliza Jesús, es la acepción “familiar” o “fraternal”, no tanto la acepción utilizada para el enamoramiento. Si el Amor está por encima de cualquier sufrimiento o sacrificio, no hay ninguna razón relacionada con lo que me apetece, me gusta o mis sentimientos para dejar a la pareja. Los subidones o bajones eróticos o románticos son ingredientes de la vida en pareja, pero no son justificantes para realizar ningún tipo de acción. Las acciones han de ir encaminadas no al subidón, sino siempre al Amor (ese que me hace amarte el resto de mi vida tanto si tienes un cuerpo supersexy como si por un accidente o enfermedad no voy a poder tener sexo contigo en la vida).

¿Puedo seguir siendo cristiano si ya no soy virgen?

No es un examen. No hay notas. Cada Cristiano inicia un camino sabiéndose amado por Dios, y lo hace lo mejor que puede con las cartas que le ha tocado jugar. Sin comparaciones. Simplemente creciendo cada vez más en fidelidad y en ser coherentes con lo que Dios nos muestra. No se trata de perder o no la virginidad, sino de seguir a Dios coherentemente. Cada persona es un mundo. Los fallos, se revisan con Dios en el sacramento de la confesión. Está prohibido juzgar a nadie, ni a su sexualidad. Sólo comprenderlo, amarlo (lo que implica muchas veces corregirlo) y ayudarle.

Una vez entendidos los matices del universo en el que se mueve un cristiano, entramos a la relación sexual propiamente dicha, que para un cristiano sólo construye cuando es plena.

¿Que significa una relación sexual plena?

La relación sexual, para que sea plena, debe ser una entrega total del hombre y la mujer. Cada uno se entrega en su totalidad al otro.
Es una entrega. El sexo es tan importante porque a través de la relación sexual yo entregan a mi pareja mi “yo” físico, mi “yo” sentimental y mi “yo” espiritual. No es un objeto que regalo o presto sin que me afecte.
Es una entrega TOTAL. Una entrega total de mi vida, de toda mi vida. Esto supone que no puede hacerse con reservas o condiciones. Tampoco me entrego totalmente si la relación tiene fecha de caducidad.

¿Puedo tener una relación sexual plena durante el noviazgo?

El noviazgo para el cristiano es una etapa incompleta. Una etapa llena de reservas porque sencillamente puede romperse en cualquier momento. Se comienza a conocer a la otra persona, se analizan los sentimientos, se estudia la conveniencia o no de esa persona para mí. Es una relación condicionada. Si algo que descubro en la pareja o algo que me hace no me gusta y es lo suficientemente importante, la relación se rompe. Incluso se condiciona tener una relación sexual al hecho de que la otra persona se entregue eliminando de esa entrega (que debía ser total), su capacidad para ser padre o madre. Además, en el noviazgo cristiano no se comparte todo. No se comparte el dinero, el tiempo, los proyectos.

¿Y por qué sí son plenas dentro del matrimonio?

El matrimonio para un cristiano si es una etapa plena. Es para toda la vida. De hecho, está formalizado en presencia de Dios y según las creencias de esta religión lo bendice haciéndose presente en el sacramento del matrimonio. Dar la vida por una persona durante el resto de la misma, supone una proeza que ninguno de la pareja puede llevar a cabo con sus propias fuerzas, sino con la ayuda de Dios. En el matrimonio si se comparte todo. Se comparte el dinero, el tiempo, los proyectos. Cada cónyuge cristiano debe intentar entregarse al otro durante las 24 horas del día, no sólo durante la relación sexual.

Por eso la Iglesia (que son todos los que siguen esta religión, no un grupo de obispos) considera el sexo dentro del matrimonio como el lugar dónde las relaciones sexuales son plenas. Hay una entrega total.

…porque únicamente en él se verifica la conexión inseparable, querida por Dios, entre el significado unitivo y el procreativo de tales relaciones, dirigidas a mantener, confirmar y manifestar una definitiva comunión de vida -“una sola carne”- mediante la realización de un amor “humano”, “total”, “fiel y exclusivo” y “fecundo”, cual el amor conyugal. Por esto las relaciones sexuales fuera del contexto matrimonial, constituyen un desorden grave, porque son expresiones de una realidad que no existe todavía; son un lenguaje que no encuentra correspondencia objetiva en la vida de las dos personas, aun no constituidas en comunidad definitiva…

Pontificio Consejo para la Educación Católica: Orientaciones educativas sobre el amor humano (1/11/1983)

4 Responses to Sexo y cristianismo

  • SI PAREJA Y YO SOMOS CRISTIANOS, YO ERA CATOLICA Y DE ENERO A LA FECHA SOY CRISTIANA. EL PIENSA MUCHO ANTES DE TENER SEXO CONMIGO, NO SE SI ES POR QUE NO ME AMA LO SUFICIENTE, NO LE GUSTO, AUNKE EL ME DICE K ME AMA, YA NO SE. TERMINO CON EL? QUEDEBO HACER? YO LO AMO CON TODA MI ALMA

  • La cuestión no es hacerlo o no hacerlo. No es tan absurdo. Incluso aunque ya lo hayas hecho anteriormente, hay que tomarlo con responsabilidad.
    Lo normal en una pareja que se quiere es tener deseos de estar con la otra persona. Limitar el deseo y no hacerlo aunque haya ganas es muy sano, siempre que no sea por represión o miedo, sino para construir algo hermoso.
    Lo que debéis hablar es en qué lugar queréis que esté el sexo en vuestra relación. Cuál es la importancia que le queréis dar.
    El sexo no es malo, pero es un atractivo tan poderoso que si lo dejas, ocupa todo el espacio y tiempo que le des, y no deja espacio para el conocimiento mutuo y a la profundización.
    El sexo va rápido, pero la paciencia, el sacrificio, el esfuerzo por el otro van muy lentos. Hay que procurar frenar al sexo para perimitir avanzar al resto de cosas que hay en una relación.
    Sobretodo ten claro lo que quieres. Déjalo claro y no hagas nada para lo que no te sientas preparada. Para comprobar si te quiere, simplemente observa si respeta lo que quieres.
    Hazme caso. El sexo es inmensamente mejor cuando la pareja está consolidada en el respeto, la comprensión y la complicidad. El deseo aparece incluso con quien no hay nada serio, así que no hay que hacerle demasiado caso. Y la mejor consolidación posible (hablando en cristiano) es un matrimonio responsable y maduro porque juegas y te entregas a alguien con el que tienes un vínculo de por vida.

  • Puede una pareja cristiana, usar juguete sexual en el sexo?

  • La respuesta no es sí ni es no. Para no cansar he escrito un post entero “placer sexual y cristianismo” que se publica mañana. La clave no está en el placer, sino en tu corazón. El fin de la pareja cristiana es amar a la otra persona renunciando a nuestros egoismos para que sea feliz. Si el juguete es para celebrar un amor en el que el sexo no es lo más importante, bienvenido. Pero si es para poner el placer por encima de la otra persona o para “usarla” para cumplir nuestras fantasías, va contra el proyecto de Dios. Tampoco si pasa por encima de la voluntad de Dios, que es que la relación sexual sea “trascentente y ordenada”, es decir, con un compromiso mutuo de haceros felices de por vida (matrimonio), o con la posibilidad de que este acto también esté abierto a la vida y al amor. La cosa es si tus relaciones sexuales te hacen mejor Cristiano (abierto al prójimo, al amor sacrificado, menos egoista, que domina mejor sus apetitos, etc) o no. De todas formas, estés haciendo lo que estés haciendo, Dios te invita a que sigas en el camino de hacerlo de manera que te acerque más y más a Él.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam Protection by WP-SpamFree

Visita también
Cartas
Misionarte
Categorías
Historial
Etiquetas
Usa este blog