Tibieza espiritual. Ni frio, ni calido

Laodicea

Laodicea image from www.ethnotraveler.com

Cuando ya se tiene una cierta edad, es fácil caer en la tibieza espiritual.

“Porque no eres ni frio ni caliente te vomito de mi boca”. Es el mensaje de Juan a la comunidad de Laodicea en Apocalipsis 3
Laodicea llegó a ser la ciudad más rica de Frigia. Con ricos bancos, un prominente mercado de lanas, y una prestigiosa escuela de medicina, especialmente en lo relativo a los ojos (era famosa por sus barros curativos, la medicina de la época). Era tan rica que se reconstruyó ella sóla tras un gran terremoto sin pedir ayuda a alguna a Roma. Una ciudad que palpitaba al son del ocio y la salud, llena de Estadios, teatros y gimnasios.
Sólo tenía un defecto: El agua. El agua que llegaba a la ciudad era una mezcla de las cálidas y mineralizadas aguas de unas termas cercanas, y el agua fría y natural del manantial. Un agua tibia y nauseabunda que no servía ni para beber por demasiado caliente, ni para bañarse, por demasiado fría.
Por eso Juan corrige a la comunidad que hay en esa ciudad con ejemplos que ellos muy bien conocen: “Conozco tus obras, que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Y así, porque eres tibio, y no caliente ni frío, voy a vomitarte de mi boca. Porque dices: ‘Soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad’, y no sabes que eres un desdichado y miserable, pobre, ciego y desnudo”. Dios coge los orgullos de Laodicea y los ridiculiza. No son afortunados, son desdichados. No son ricos, son miserables y pobres. No son los mejores en medicina ocular, son ciegos. No tienen las mejores lanas, están desnudos. Dime de lo que presumes en el mundo y te diré de lo que careces a los ojos de Dios.

Se habían vuelto tibios. El cristiano tibio vive sin objetivos espirituales en su vida que le emocionen. Ocupa su tiempo, preocupaciones y deseos en otro tipo de objetivos. Está mucho tiempo en reuniones parroquiales y en la iglesia, pero porque es lo que se espera de ellas, es su rol. Da dinero a obras benéficas, pero siempre que no se vea comprometido su estilo de vida. Frecuentemente se excusan cuando fuera de ambientes religiosos colisiona la fe con su prestigio. Entre sus vecinos, compañeros de trabajo, etc., no dan testimonio explícito de Cristo cuidando su reputación. Miden su moralidad comparándola con el mundo secular, no con Jesús o los santos. No aman a Dios con carácter absoluto, sino dedicándole una parte de su tiempo, una parte de su dinero, una parte de sus pensamientos, y por supuesto cediendo en lo mínimo el control de todo. Aman a otros, pero no tanto como a sí mismos. Sirven a Dios y a los demás, pero con límites en cuanto al tiempo, al
dinero y a la energía a dar. Están continuamente preocupadas por estar seguras, por el control de su salud, de su Dinero, de su tiempo. No viven de confianza en Dios, se cuidan de tener cuentas de ahorro, organizada su vida y hacen dietas y deporte, que son cosas objetivamente buenas, pero con un trasfondo alejado de la fe, con la intención de asegurar que Dios no nos da un susto en cualquiera de estos temas. No es que nunca haya estado caliente, pero ya no arde en fervor. No es que no crea, pero es indiferente y conformista.
Atiende a los dos amos del Evangelio. Es rico, no tiene necesidad de nada en la fe, todo está bien así. El que conserva su vida la pierde, según el Evangelio, cualquier observador neutral encontrará la vida del cristiano tibio muy conservaditas.

Mal síntoma cuando nuestro estilo de vida es envidiable para las personas alejadas de la fe. Es probable que en vez de estar en el mundo como testimonio, estemos viviendo como paganos sin mostrar novedad alguna a todo aquel que se encuentra con nuestras vidas. ¿Qué evangelización vamos a hacer, si cuando miren nuestras vidas van a ver más de lo mismo, sin diferencias significativas en los estilos de vida, salvo en cómo empleamos nuestro tiempo libre?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Spam Protection by WP-SpamFree

What is 9 + 4 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANT! To be able to proceed, you need to solve the following simple math (so we know that you are a human) :-)
Categorías
Historial
Etiquetas
Usa este blog