Dios mujer.

Porque al principio los creó, a su imagen y semejanza, también Dios es mujer.

Y eso es liberador. Porque hay conversaciones, declaraciones de amor, que salen más naturales si van dirigidas a una Señora.

No se trata de quitar a la Virgen María, que ella ya tiene su propio puesto de oro en el campo de nuestros ruegos y rezos.

Se trata de la libertad de tratar a Dios como madre, como esposa.

Los padres de ahora no son los de antes. Las madres tampoco. Los maridos tampoco. Las esposas tampoco.

Las imágenes bíblicas utilizadas, pueden distorsionar nuestra relación con Dios si proyectamos la figura actual de varón.

¡Qué libertad tratar a Dios como padre y madre! ¡Qué maravillosa sensación para un célibe decir que está casado con Dios, que Dios es su mujer! (al igual que pueden hacer las religiosas). Qué forma más sencilla de comprender la teología del Dios que sufre a nuestro lado y que se desvive por nosotros.

Cada uno pude usar este recurso como quiera. A mí me sirve para poder cantar a viva voz canciones de amor que escucho en la radio y dedicárselas a él, como amor de mi vida con el que estoy viviendo la gran aventura.

Y que maravillosa sensación de cuidado terminar el día diciendo “Buenas noches, mamá”

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Spam Protection by WP-SpamFree

What is 6 + 14 ?
Please leave these two fields as-is:
IMPORTANT! To be able to proceed, you need to solve the following simple math (so we know that you are a human) :-)
Categorías
Historial
Etiquetas
Usa este blog